20-09-2021 12:34:51 PM

Donde habita el olvido

elmapache

Esperaban que la crisis de Chalchihuapan quedara como una simple anécdota, que con el tiempo se olvidara, pues.

Sin embargo, una resolución de la CNDH y el activismo a nivel nacional de la propia madre del menor asesinado han impedido que el caso quede en el olvido, por el contrario, ha tenido alcances hasta internacionales, convirtiendose en una mácula que ensucia las aspiraciones presidenciales de Rafael.

Para el olvido, la estabilidad y la paz social, con el hostigamiento, la persecución y el encarcelamiento de líderes opositores a los proyectos faraónicos que no representan beneficio alguno para los ciudadanos.

Para el olvido, el papelón de la más abyecta legislatura poblana que se ha tenido en los últimos años.

Aprobó sin chistar la #LeyBala que derivó en la muerte del menor. Avaló el robo en despoblado que representan las leyes del Agua y la de Expropiaciones. Condecendió en el despojo de los verificentros para beneficiar los jugosos negocios del gobernador.

Diputados como Franco Rodríguez se olvidaron de su compromiso social y se convirtieron en los más descarados aplaudidores lamesuelas del mandatario estatal. El tal Franquito honró el dicho que dice que con dinero, baila el perro.

Para el olvido, el gris cuasi negro primer año de gestión de Antonio Gali Fayad como presidente municipal de la capital poblana.

De nada le valieron los 7 meses que tuvo de gracia en el mentado “periodo de transición” que, de acuerdo con el librito, deberían haber servido para consolidar su proyecto de gobierno y plantear compromisos reales y serios.

En los hechos, Gali Fayad, como alcalde, resultó el mejor escort de Rafael Moreno Valle.

Ponerse a cantar en las comidas oficiales, sentarse en las piernas de una barrendera, regalar perritos en adopción, inaugurar exposiciones pictóricas, repartir cédulas reales como estampitas de álbum y engrosar sus cuentas bancarias y las de sus hijos, son las actividades que lo han convertido en un simple patiño.

Toda la obra pública en la capital la hace y la capitaliza el gobernador. La seguridad pública está en manos del estado, los recursos los manejan desde Finanzas, despilfarra dinero en un alumbrado público que no da luz, arreglos superficiales en parques y jardines, premios y reconocimientos comprados a instituciones sin peso específico; pero eso sí, operando para colocar a algunos incondicionales como diputados federales y abultando el cochinito para cuando Rafael lo señale como su sucesor.

Para el olvido, la construcción de obras inútiles que están a punto de convertirse en elefantes blancos o que en nada resolverán la problemática de su entorno.

Una millonaria ciclopista que sirve para que algunos ciudadanos salgan a correr, distribuidores viales que complican el tránsito vehicular en horas pico, como el del bulevar Valsequillo, cuyo destino será prontamente imitado por el de la 31.

Un metrobús que en nada ha resuelto el problema de la movilidad urbana pero que ya anuncia una segunda línea, que no estará ajena de los mismos problemas por la falta de unidades y la necedad de imponerse a los permisionarios.

Para el olvido, la actuación de medios de comunicación que dejaron de lado su objetividad y veracidad para convertirse en meras cajas de resonancia, y en el peor de los casos, en el horno en donde se cocinaron sendas campañas en contra de quienes critican al gobernador.

Y así, una por una por una, podrian enumerarse los cientos de casos y acontecimientos que hacen que el 2014 sea un año digno para el olvido.

Nota Bene.- Por vacaciones decembrinas, esta columna dejará de publicarse en lo que resta del año. Regresa el 9 de enero del 2015.

Felices Fiestas.

mapache

About The Author

Related posts