17-04-2024 09:11:32 PM

Deslindes opositores

Por Valentín Varillas

No, no todo es miel sobre hojuelas en el búnker de la alianza Mejor Rumbo para Puebla.

Sí, están las sonrisas a botepronto cuando se encienden los reflectores mediáticos, la supuesta camaradería a prueba de balas y la infaltable comunidad de objetivos en el siempre optimista discurso.

Sin embargo, en términos de política real, Eduardo Rivera y Mario Riestra marchan por caminos distintos.

No se cofunda, el primero está en lo que debe de estar y cumple a cabalidad con la estrategia electoral.

Es el candidato a la alcaldía de la capital el que ya coquetea con la traición.

Con la puñalada trapera.

En corto y en abierto, maneja la teoría de que su proyecto lleva un derrotero distinto al del aspirante a la gubernatura.

El mensaje de que, a diferencia de Lalo, él sí tiene posibilidades reales de ganar, se maneja de forma obsesiva al interior de su equipo de trabajo.

Que los destinos de ambos no están necesariamente ligados.

Que existen particularidades muy específicas en el desempeño potencial de los dos en términos de número de votos a obtener.

Y que: “ni modo, así es esto de la política”.

Bajo esta lógica se sellan pactos, se dan amarres  -con Dios y con el diablo- y se giran cheques a futuro.

Para beneficio de Mario, nada más.

“Que el otro se rasque como pueda”- es la consigna.

Esta supuesta “superioridad política” se deja ver en actitudes, formas y desplantes.

Resulta ya más que obvia y empieza a tener consecuencias en la interacción entre equipos .

A cualquier propuesta del equipo cercano a Rivera, viene la contra de quienes llevan las riendas de la campaña de Riestra, si en su lógica no están dadas las condiciones para lucirse en plenitud.

No, aquí no van juntos aunque se maneje obsesivamente lo contrario.

Aquí pesan mucho más los hechos que las palabras.

Los auténticos incondicionales de Lalo ya tocaron base para manejar el tema.

Operaron lo que en teatro se conoce como la “primera llamada”.

Por todo lo que está en juego y a diferencia de las puestas en escena, aquí no habrá las esperadas tres que dan luz verde para que inicie la función.

Ya lo verá.

About The Author

Related posts