¡Gracias, vamos contigo Ejercito Mexicano!

Por Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras

 

Por fin hubo militares que llenos de dignidad por el uniforme que usan y al país que representan, decidieron no dejarse denostar más y no dejar que se vejara al uniforme y el simbolismo que por decenas de años, ya más de un siglo, han ganado a pulso.

Hoy más que nunca, me siento orgulloso de mi “EJÉRCITO MEXICANO”, así, con mayúsculas, como debe de ser, y digo “mi EJERCITO MEXICANO porque es mío, es tuyo, es de todos, porque a todos alguna vez nos ha beneficiado, porque unos hemos tenido el honor y orgullo de haber pertenecido a sus filas, otros, tenemos la bendición de ser hijos de militares, formados en ese crisol de hombres de guerra entregados a su patria, y si me apuran más, es de todos aquellos que hemos cumplido con la legislación mexicana, al haber participado con el servicio militar nacional, y de esa manera cumplir aquello que reza en una parte de nuestro sagrado Himno Nacional “Un soldado en cada hijo te dio”

Hoy más que nunca, doy las gracias a cada uno de los soldados que lo son hoy, o que en algún momento lo fueron, a los que están, y a los que ya fallecieron, doy gracias por cada momento de entrega, por cada gota de sangre vertida por su país, por cada esfuerzo en servir cada vez mas y mejor a la patria.

Hoy, también quiero dar las gracias, a las mujeres de nuestra patria, y en especial a cada mujer que es hija, esposa o madre y que dio a luz a un soldado al servicio de la patria, quiero agradecer a esas mujeres mexicanas emulas de las amazonas modernas, que se han unido a las fuerzas armadas al servicio de todos y cada uno de los mexicanos, dedicando su vida al servicio y mejora del país.

Como quisiera felicitar, estrechar la mano de ese valiente oficial que simple y sencillamente dijo “ya no más” y se enfrentó a sus miedos y demonios, por defender su trabajo, su misión su sociedad, y por que no decirlo, a su personal, y con ello a lo que cada soldado significa dentro del ejército y en nuestro país,  ¿habrán aprendido sus superiores lo que es el mando y la abnegación por su personal a resguardo? Como me gustaría estrechar su mano, darle un fuerte abrazo y sentir el orgullo y el honor de decirle… “gracias hermano mexicano”.

Que se sepa que ya no hay espacio para los que están al margen de la ley,  para los insultos y para los abusos, que se sepa que de verdad los mexicanos estamos cansados de la inseguridad en que se vive, de la ausencia de paz que se sufre y de historias ficticias que a ningún lugar nos llevan, y sólo nos enfrentan unos con otros, mientras los que tienen el poder solo ven como nos desangramos.

Cuantos militares que ya han muerto, se levantarían gustosos de sus tumbas y tomarían un fusil, y tomarían con su alma su sueño protegiendo a mujeres, hombres y niños como siempre lo hicieron, al ver, que como en otros tiempos, un puñado de valientes vestidos de verde, optaron por no rendirse y enfrentarse a la adversidad, por la dignidad de cada ciudadano con el valor del Soldado Mexicano.

¿Qué harán ahora los altos mandos, tomaran el ejemplo, dejaran de estar jugando? o será flaco este gran esfuerzo que les dio el ejemplo a cada civil, hombre, mujer, policía, obrero, campesino o ciudadano uniformado.

Que haremos todos, seguiremos ignorando su esfuerzo y seguiremos soportando a quienes imitan, a los que saben que por sus mentiras estamos todos sufriendo, que haremos todos … que haremos todos, nos haremos los ciegos, o daremos todo, por este México Nuestro.

 

About The Author

Related posts