Se transforma en lo que tanto combatió

Por Alejandro Mondragón

 

Sin responsable de agenda y seguimiento, tampoco de una coordinación de giras y logística, menos Atención Ciudadana y Relaciones Públicas, la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco entra -esta semana- a su primer mes de gobierno en la ciudad de Puebla.

 

Uno de 36 meses que le restan y que ya define el estilo personal de gobernar:

 

Su secretario de Infraestructura y Servicios, Israel Román afirma que el Ayuntamiento es incapaz de atender la demanda de alumbrado público, tras la cancelación del contrato a Citelum.

 

Ya este fin de semana comenzaron las protestas por apagones en lugares públicos de alto tránsito de personas.

 

La propia munícipe se declara rebasada por la inseguridad y se queja de que nadie quiere ser policía, en tanto el ambulantaje tomó el control de las calles y la administración se lo tolera.

 

El corredor de la 5 de Mayo parece ser la única prioridad.

 

 

Eso sí, la alcaldesa Rivera es promovida como opción para la gubernatura, en caso que se repitan las elecciones en Puebla y mantiene una campaña de posicionamiento de su imagen.

 

Se viste de ciclista, Catrina, aparece en portadas de revistas y mete a su oficina a las mujeres del servicio de limpia.

 

El coordinador de Proyectos Estratégicos, Andrés García Viveros, convertido en su alter ego, es el prototipo de que el poder iguala. Quiere administrar la ciudad, como a los tres Ubers de Claudia Rivera.

 

El secretario de Administración, Leobardo Rodríguez, ya anda en el moche y cobrando plazas que aún no se ocupan.

 

Claudia Rivera que tanto comunicaba con los electores dejó de hacerlo como alcaldesa. Le bastó un mes de gestión.

En el Cabildo, se fraccionó la mayoria de Morena, entre los claudistas y los que controla el síndico Gonzalo Castillo Pérez, quien está convencido que su función está por encima de la alcaldesa.

 

Repito, el poder iguala. Tanto les costó llegar y en un mes empiezan a mostrar las uñas.

 

La cuarta transformación hay que medirla en función de los tenis en actos protocolarios, La Catrina en Día de Muertos, La Ciclista en rodadas por el Centro Histórico y ¿para cuándo asume su papel de alcaldesa?, el cual fue al final de cuentas por el que la votaron.

 

Que Layda Sansores, redima.

 

About The Author

Related posts