28-10-2021 12:14:01 PM

Blanca y Elba Esther

Por: Valentín Varillas

Aquí le conté, hace apenas unas semanas, cómo Blanca Alcalá tuvo acercamientos concretos con operadores morenovallistas en aras de integrarse al gabinete de Rafael Moreno Valle durante la transición de poderes en el 2010.

Uno de esos acercamientos se dio con la gente de Elba Esther Gordillo, factor fundamental en el triunfo de la entonces alianza opositora.

Le recuerdo un par de párrafos de aquella columna:

“La invitación formal recibida por Alcalá fue el colofón de una serie de acercamientos que la presidenta tuvo, inclusive antes de la elección del 4 de julio, con un grupo específico que al final resultó fundamental en el triunfo de la alianza opositora: los docentes afiliados al SNTE que operaron electoralmente a favor de Rafael.

Si bien en campaña Blanca fue escrupulosamente cuidadosa de las formas en aras de no hacer más grandes las de por sí fundadas sospechas sobre su lealtad al PRI y a los marinistas que llevaron como candidatos, fue real también que algunos colaboradores de su entera confianza mantuvieron un permanente canal de comunicación con el equipo de maestros que Elba Esther Gordillo designó para encargarse de la elección poblana”.

elbablanca

“Una vez confirmada la victoria de la alianza opositora, fue la propia “maestra” la que personalmente pidió a esos interlocutores que reforzaran sus canales de comunicación con la gente de Alcalá y que en el momento en el que el gobernador electo se planteara seriamente el perfil de quienes conformarían su gabinete, se concretara cuanto antes una reunión con el equipo de transición”.

Al final, Blanca decidió no formar parte del equipo de Rafael y amarrar, a través de distintas presiones, el primer lugar de la fórmula priista al senado en el 2012.

En esa coyuntura también fue importante la relación con la “maestra” y sus operadores.

Eran los tiempos de la luna de miel entre Gordillo y Peña Nieto, cuando Elba Esther puso todo su capital político, recursos y capacidad de obtención de votos en aras de favorecer el regreso del PRI a Los Pinos.

La movilización magisterial a nivel nacional fue ordenada desde el centro neurálgico del SNTE y dio resultados concretos.

En el caso de Puebla, el gobierno estatal jugó los intereses del PRI y su candidato presidencial, por lo que los docentes jamás recibieron la orden de no beneficiar de paso el proyecto de Alcalá, quien arrasó en las urnas.

Ya en el poder, Peña y sus asesores decidieron que sería benéfico un espectacular golpe mediático disfrazado de auténtica cruzada anticorrupción y encarcelaron a Gordillo.

Sin embargo, uno de sus más cercanos y sin duda conocedor de las irregularidades cometidas con el dinero del sindicato: Juan Díaz, fue entronado como nuevo tlatoani magisterial.

Ahora, por un asunto de supervivencia, tendrá que jugar los intereses electorales del presidente y su partido.

De ahí que los priistas ya canten a los cuatro vientos su virtual alianza con el PANAL en los estados donde habrá elecciones el próximo año.

Un dato revelador es que, por primera vez, una sección del SNTE hizo público que no necesariamente apoyarían al candidato de Moreno Valle a la minigubernatura.

Según nota del periódico Cambio, el líder de la 51, Jorge Luis Barreda de la Rosa, afirmó que ya existían “acercamientos con la senadora tricolor” y que “no estaban casados” con el proyecto del actual alcalde Tony Gali.

Esto, a pesar de los enormes beneficios que los docentes han recibido a lo largo de este sexenio.

Además, después de meses de solicitarlo, a Elba Esther Gordillo se le autorizó salir de su reclusión para recibir atención médica.

Ver en esto una señal, resulta por lo menos tentador.

Fuera de la cárcel, la maestra podría negociar un potencial arresto domiciliario a cambio de vigilar de cerca la operación electoral a favor del tricolor, desempolvar viejos aliados y relaciones, coadyuvando así a que Peña y su grupo se hagan del mayor número de posiciones posibles en los estados, algo fundamental para sentar las bases de una posible sucesión priista en el 2018.

Puebla, por lo que podría aportar en términos de votos potenciales, tiene un valor fundamental.

Blanca y Elba Esther se juegan mucho en el 2016.

abajovale

About The Author

Related posts