20-09-2021 12:22:47 PM

Opinión pública contra RMV

Por: Rodolfo Rivera Pacheco

Es indudable que algo ha sucedido con los estados de opinión pública en Puebla, con respecto a la aceptación e imagen del Gobernador Rafael Moreno Valle. De ser un gobernante muy bien calificado en todas las mediciones al respecto que se hacían al principio de su gestión, ahora ya cuenta con desaprobación de amplios sectores de la ciudadanía, no solo en el interior del Estado –que es donde menos obra pública ha realizado- sino en la propia capital, su principal área de influencia y mercado de votos.

¿Qué paso?

Varias cosas muy evidentes para los observadores naturales, sin filias no fobias partidistas, de las que hoy abundan en redes sociales, donde encontramos a quienes defienden irracionalmente al actual Gobernador y no le encuentran un solo defecto, hasta los que lo aborrecen sin reconocer ningún avance en su gestión. Aunque hay que reconocer que es en el último año cuando han crecido éstos últimos en forma exponencial.

rafagober25En primer lugar, Moreno Valle no quiso entender en su momento que su “bono” democrático-ciudadano que lo hizo ganar la Gubernatura se terminaría tarde o temprano con el ejercicio del poder. Efectivamente, el Gobernador ganó una elección que puso a los ciudadanos en el dilema de seguir con gobiernos corruptos priístas como el de Mario Marín o buscar un cambio con un frente unido anti-marinista. El hartazgo hizo que la gente prefiriera el cambio.

El problema es que en los últimos cinco años, Rafael Moreno Valle ha venido gobernando con excesos autoritarios, no pocos casos de corrupción entre sus funcionarios y evidente ineficacia en no pocas áreas de su administración. O sea, exactamente lo mismo que tanto achacó a su antecesor priísta. La gente se ha dado cuenta ya, nos lo dicen en todas las encuestas en todo el Estado: “Es lo mismo joven, son iguales”.

Entonces, la gente, harta de que el actual gobierno se parece tanto al PRI que abominaba el imaginario colectivo, también ahora rechaza al actual Gobierno. El único que no se quiere dar cuenta de esto es el propio Gobernador, rodeado de aduladores temerosos de hacerlo enojar.

Pero lo que también ha fallado con claridad es el manejo de la comunicación social del Gobierno morenovallista.

Los “estrategas” del actual Gobernador poblano creyeron que controlando hasta la ignominia a todos los medios abiertos en Puebla lograrían una opinión pública favorable y adicta, pero se equivocaron rotundamente. Efectivamente, controlan penosamente a todas las estaciones de radio abierta y los canales de televisión (sujetos a su vez a jugosos convenios nacionales con sus dueños), amén de los periódicos más conocidos.

El detalle es que en el caso de los periódicos impresos, prácticamente ya nadie los lee ni los compra y dudo que sobrevivan unos cuantos años más. Las estaciones de radio abierta se escuchan cada vez menos… por los jóvenes, quienes con sus dispositivos móviles prefieren oír su música y sus programas. Los noticieros de radio abierta los escuchan los adultos mayores, uno que otro taxista o microbusero y algún dueño de peluquería o taller (dicho esto con respeto y afecto, pero así es). Y los canales de televisión abierta se sintonizan para ver programas nacionales (cómicos o de concursos), telenovelas o fútbol. Pocos ven noticieros locales, y de esos pocos se interesan en política.

Todo está medido, no crean que hablo al tanteo.

Jóvenes, profesionistas no tan jóvenes y amas de casa, hoy están metidos en las redes sociales. Todos tienen celular y todos se meten a chismear a Facebook o a subir fotos para que alguien los vea. Ese es el mercado de la opinión pública actual.

Y ahí, en las redes sociales… NO hay control morenovallista. Vamos, de ninguna autoridad. Lo que sobra ahí es crítica anti-gobierno de cualquier nivel. Burlas y chistes con imágenes de los gobernantes. Mentadas y rechazo generalizado contra quienes gobiernan.

Nos lo dice la gente en TODO el Estado: El principal medio por el que se enteran de lo que sucede en política es… Facebook. Con todo lo que eso significa, pero así es.

Y los “estrategas” del Gobernador poblano comprando locutores de noticieros radiofónicos para que no “ataquen” a su Jefe.

La realidad es que los estados de opinión hoy se están gestando en las redes sociales y más temprano que tarde están “saltando” a la opinión pública generalizada.

Vaya, si el control gubernamental morenovallista a los medios tradicionales estuviera funcionando… la aprobación y calificaciones al propio mandatario poblano seguirían muy altas. Y no ha ocurrido así. Lo sé, lo saben, lo sabemos.

Entonces, resumiendo. Desgaste morenovallista natural por autoritarismo, corrupción e ineficacia, sumado a una muy gastada política de comunicación social, da como resultado que haya una opinión pública ya desfavorable a la autoridad estatal.

Y que va creciendo día con día.

¿Y en el país por qué tampoco hay tendencias muy favorables para una candidatura presidencial de Moreno Valle?

Aaaah, de eso les cuento en la próxima columnilla. Sigo en mis asesorías gratuitas.

About The Author

Related posts