22-09-2021 12:07:27 PM

El silencio económico

balance07

En cada sexenio se ofrecen espectaculares planes para superar el rezago socioeconómico del estado, y la actual administración no ha sido la excepción, sobre todo en los últimos tres años.

Sin embargo, hay poco avance en el bienestar de la población, y la economía en su conjunto se desplomó el año pasado.

Hace dos semanas, en este espacio señalaba que en el afán de “empatar” los números estatales con los federales se ha modificado la forma de trabajar y evaluar en el estado, y que ojalá al final no resulte sólo un “espejo de números”, porque la realidad poblana sigue intacta: en niveles se marginación.

El resultado de 2013 sobre el decremento económico de Puebla de 0.1 por ciento, y que fue el noveno estado con los peores números a nivel nacional refleja claramente de lo que ocurre en el estado (http://www.balance-financiero.com/detNota.php?id=2669 )

Los tres sectores económicos (industria, agropecuario y comercio) presentan debilidades. Pero, es el sector industrial el que enfrenta serios problemas, ya que arrojó saldos negativos en los cuatro trimestres del año pasado.

Aunque buena parte de los resultados económicos depende de las condiciones nacionales e internacionales, también debe tomarse en cuenta que hay factores internos que deben atenderse para evitar estos abruptos altibajos económicos.

Desde hace tiempo ni empresarios ni gobierno han puesto atención a la peligrosa dependencia de un solo sector (una sola empresa), y los resultados ahora están a la vista.

Si bien es cierto que la industria automotriz reportó un lento avance el año pasado y que ello depende de factor externos; la prueba está que no todos los estados que albergan fábricas de autos tuvieron caídas estrepitosas en su economía.

Un ejemplo es Guanajuato, que alberga a varias armadoras y a decenas de proveedores, pero también a otro tipo de industrias que le permitieron cerrar el año como el quinto estado con el mejor crecimiento a nivel nacional, del 3.5 por ciento.

Así que en Puebla de poco valieron las millonarias inversiones en determinadas obras a cargo del gobierno, puesto que no evitaron la caída de la economía poblana.

Si vemos cada uno de los diversos indicadores, el saldo es negativo. Un desempleo que no disminuye, pues hay más de 100 mil poblanos sin trabajo; el empleo formal se basa en las plazas eventuales, así que son frecuentes los altibajos en los números reportados por el Seguro Social.

Baja calidad en el empleo, aunado a los bajísimos salarios que se pagan en casi todo los empleos.

Tampoco hay buenos números en servicios de salud, alfabetismo, en atención materno-infantil o en la disponibilidad de servicios básicos en viviendas (agua, drenaje).

Así las cosas, el silencio se apoderó de gobierno y empresarios poblanos.

Pero, de nada les sirve eludir el tema si cada día los poblanos enfrentan su difícil realidad.

balancefinanciero

About The Author

Related posts