18-10-2021 07:20:21 PM

Resolución de la UNESCO afecta nuevamente los intereses de Estados Unidos

Una vez más la Conferencia General de la UNESCO desató una crisis diplomática, al aprobar en los pasados días la admisión de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como nuevo miembro y con pleno derecho como estado ante esa organización. La admisión de la ANP como el integrante número 195 de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas fue recibida con una gran ovación por parte de los participantes en la Conferencia General, luego de una votación amplia que ratificó la propuesta que el Comité Ejecutivo de la organización realizó el pasado 5 de octubre.

La petición de adhesión fue aprobada con los votos a favor de India, China, España, Francia y varios países latinoamericanos. En contra se pronunciaron Estados Unidos, Israel, Alemania y Canadá. Los países que se abstuvieron fueron Reino Unido, Colombia, Japón y México.

En total fueron 107 estados los que votaron por la ANP, mientras que 14 lo hicieron en contra o se abstuvieron. Se necesitaban 87 votos para el acceso pleno a la organización, pero la votación superó las expectativas. No obstante, el voto negativo de los países más influyentes de la organización provocó una reacción contraria que ahora pone en riesgo su estabilidad financiera y la continuidad de muchos de sus proyectos a nivel mundial.

En efecto, al conocerse el resultado de la votación, el representante de Estados Unidos manifestó que “no es correcto tomar atajos”. Ello en relación a que la ANP no es todavía un estado nacional reconocido y que, por lo tanto, no puede participar en los organismos agrupados en las Naciones Unidas. Agregó que estos “esfuerzos son contraproducentes porque tarde o temprano se habrá de tomar una decisión fundamental en la Secretaría General sobre este asunto”. Por su parte, el representante de Israel señaló “que la decisión de la Conferencia General de la UNESCO es un freno para la paz y es un día triste para la organización, porque decide desconectarse de la realidad y siembra las semillas de la implosión”. Estados Unidos ya ha expresado que eliminará los fondos que entregaba hasta ahora a la UNESCO, como una forma de expresar su rechazo por haber incorporado a Palestina como miembro de pleno derecho en la organización sin haber considerado las implicaciones que ello tiene para el derecho y la política internacional. En ese sentido, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, declaró que “la membrecía de Palestina como estado en la UNESCO contrapone las resoluciones legislativas existentes desde hace tiempo, lo que obliga a su país a abstenerse de sus contribuciones con la organización”. La suspensión es de efecto inmediato y supone que Estados Unidos dejará de entregar 60 millones de dólares en noviembre como parte de los 80 millones que anualmente destina a la UNESCO. La portavoz insistió en que pese a todo Estados Unidos mantendrá su participación y compromiso con esa organización internacional. “Consultaremos con el Congreso para garantizar que los intereses y la influencia de Estados Unidos se mantengan”.

De igual forma, Nuland expresó que “la implicación de Estados Unidos en la UNESCO beneficia una amplia gama de intereses nacionales en materia de educación, ciencia, cultura y comunicaciones. Sin embargo, el voto para aceptar a Palestina como estado miembro de pleno derecho es lamentable, prematuro y socava nuestra meta compartida de una paz justa, duradera y exhaustiva en Oriente Medio. Estados Unidos mantiene su firme apoyo al establecimiento de un estado palestino independiente y soberano, pero ello solamente podrá lograrse mediante negociaciones directas entre israelíes y palestinos”, agregó.

Previamente el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, se manifestó en términos similares al considerar “prematura la admisión de Palestina como un estado más en el seno de la UNESCO. Estados Unidos se opone a su reconocimiento como estado en los foros internacionales, al considerar que su creación debe nacer de las negociaciones directas con Israel”. Es de recordar que estas negociaciones se encuentran estancadas desde hace trece meses, cuando expiró una moratoria israelí para la construcción de nuevas viviendas en los asentamientos en Cisjordania. Desde entonces los esfuerzos para restablecer las conversaciones no han dado fruto. A partir de ello, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió en la Casa Blanca con el ex primer ministro británico y actual enviado del Cuarteto para Oriente Medio, Tony Blair, para estudiar posibles vías que permitan el relanzamiento de esas negociaciones.

Este acontecimiento hace regresar a 1985 cuando otra resolución de la Conferencia General de la UNESCO en favor de un nuevo orden mundial de la información y la comunicación (NOMIC), provocó la ira del presidente estadounidense Ronald Reagan y la salida de ese país de la organización por varios años. La crisis financiera en los programas de la UNESCO en el mundo fueron devastadores, por lo que una compleja y larga negociación debió realizarse por parte del Secretario General hasta alcanzar una resolución beneficiosa durante la administración del Presidente William Clinton. Hoy los canales diplomáticos deberán funcionar rápido y eficientemente para evitar que los compromisos de la UNESCO no se detengan y pueda continuar operando sin contratiempos. Sin embargo, más allá de ello, el tema central sigue siendo el reconocimiento de Palestina como estado soberano y la postura radical de Israel de solo permitir su independencia a partir de una negociación sobre los territorios de Gaza y Cisjordania de los cuales reclama su propiedad.

joseantonio.meyer@gmail.com

www.observatoriodemediospuebla.org.mx

About The Author

Related posts