22-05-2022 09:05:18 PM

¿Y entonces por qué no se escucha?

Los gobiernos en este país de los tres niveles y los políticos invariablemente convocan en sus discursos a la organización y a la corresponsabilidad ciudadana.

El presidente Felipe Calderón no es la excepción desde ese tan debatido y criticado evento en el Congreso de la Unión de “toma de protesta”, que le dio sólo la legalidad, -que no la legitimidad para ser el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos-  cotidianamente hace referencia a ello, lo mismo desde su mensaje de toma de protesta -que por supuesto dirigió a la nación fuera del recinto oficial-  que en sus Informes de gobierno de cada año;  que en sus visitas a  los estados de la República; en sus eventos internacionales; en sus entrevistas en los medios de comunicación nacionales e internacionales, escritos y televisivos; en sus múltiples reuniones con grupos religiosos; y hasta en los eventos con motivo del Día del Niño; siempre lo menciona.

Para demostrarlo hice una breve revisión de algunas de sus intervenciones:

En sus Informes de gobierno refiere: “La superación de nuestros problemas, no sólo es tarea del Ejecutivo Federal, es una labor que compromete al Congreso, al Poder Judicial, a los gobiernos estatales y municipales, a los partidos políticos, al sector privado, a la academia, a los sindicatos, a las organizaciones sociales y a todos los ciudadanos. La responsabilidad es compartida y nadie, absolutamente nadie puede eludir esa responsabilidad”.

En la presentación del Plan de Desarrollo 2007-2012 dijo que para enfrentar los retos con éxito “el país exige trabajar en corresponsabilidad”.

Ante grupos religiosos -principalmente de la Iglesia católica-  menciona “el combate a la inseguridad se debe dar en “cuatro vertientes (…) la participación ciudadana y la corresponsabilidad” (CNN-México 2010).

Ante medios internacionales ha declarado “En México ha empezado a haber una nueva conciencia clara de corresponsabilidad y la certeza de que juntos vamos a derrotar el crimen” (Diario Le Monde-Agosto 2010).

En sus visitas a los estados de la República menciona invariablemente “la única opción para superar los retos es sumar esfuerzos, vivimos una nueva etapa de corresponsabilidad ciudadana”.

Al Poder Legislativo federal “Refrendo mi llamado a la unidad y a la corresponsabilidad”.

A los gobiernos estatales los convoca a “tener sentido de corresponsabilidad y acompañamiento en las acciones de seguridad”.

En su intervención en la Jornada presidencial de Colombia, Guatemala, México y Panamá contra la delincuencia organizada, recordó también el principio de corresponsabilidad. (Enero, 2011)

Incluso en la Iniciativa de reforma política –presentada en 2009- refiere “(…) para crear una nueva relación de corresponsabilidad”.

Hasta en el evento del Día del niño les dijo debemos trabajar juntos para combatir a los “malos” (abril, 2011).

Ante grupos de la sociedad civil, el Presidente Calderón ha venido repitiendo durante el ejercicio de su gobierno “es necesario que la sociedad civil exija buenos resultados a sus gobernantes (…) Que sean parte de la discusión en las políticas de seguridad en todos los ámbitos de gobierno y den seguimiento a su implementación. Los convoca a que “presenten propuestas” y ha señalado que “hay total apertura del gobierno federal para escuchar sus propuestas y planteamientos”.

Su gusto por el concepto es innegable.

Ahora bien, si la sociedad civil ha hablado, si su voz ha sido escuchada a nivel nacional e internacional, si han entregado propuestas diversas durante todo el período del gobierno de Felipe Calderón; y, desde muchos frentes y de diversas formas se ha pedido replantear la estrategia de “guerra”.

¿Porque el Presidente no  escucha estas voces?

Cuarenta mil asesinatos demuestran el nulo resultado de su “guerra” y la cifra aumenta día con día, así como el número de dudas.

¿Por qué el gobierno federal no ha dado conocer los nombres de todas estas personas? ¿Cuál es el estado legal  que guardan las investigaciones? ¿Cuántas personas están detenidas? A cuatro años de iniciada su “guerra” ¿hay alguna sentencia condenatoria? No lo sabemos.

Lo que sí sabemos, es la constante violación a los derechos humanos  y el incremento de muertos inocentes, así como de los más y más reclamos sociales.  Hace apenas unos días,  la Marcha por la Paz con dignidad y justicia que inició el 5 de mayo en Cuernavaca, que llegó a la ciudad de México el 8 de mayo y que continuará a Chihuahua, produjo la última de las propuesta difundida el pasado 8 de mayo Pacto por la Paz que incluye seis puntos:

Iniciar un nuevo camino de paz con justicia y dignidad; Procesos transparentes de investigación, procuración y administración de justica; Fin a la estrategia de guerra y asumir un esquema de seguridad ciudadana; Combatir la corrupción e impunidad; Combate a la raíz económica de las ganancias del crimen; Crear un plan de emergencia nacional de apoyo a la infancia y juventud, crear oportunidades reales para el sector; Democratización y nuevos medios de participación ciudadana en el país.

¿Escuchará por fin el Presidente Calderón? O tal vez habría que pedirle a Bono (vocalista de U2) a quien sí escuchó por una hora y media y con el que habló lo mismo de pobreza, de medio ambiente, de transparencia, que del liderazgo de México en el mundo; que sirva de interlocutor de l@s mexicanos.

rociog@prodigy.net.mx

About The Author

Related posts