20-09-2021 12:36:38 PM

Preferencia electoral y malas obras? binomio perverso

 

Es cierto que el PRI lleva algunos puntos de ventaja sobre el PAN en las proyecciones demoscópicas para la elección federal del año entrante.

         Pero, como ya hemos repetido mucho aquí mismo, las preferencias en el país están siendo muy volátiles por una serie variada de aspectos.

         Y lo que sí puede influir en la decisión de los electores es en el cumplimiento que los distintos niveles de gobierno realicen de sus muy variadas promesas o bien de las obras públicas que hagan o o dejen de hacer.

         Porque es en este último punto donde el tricolor puede ser muy vulnerable aquí en Puebla. Pongamos solo algunos ejemplos en el ámbito de la obra pública estatal.

         La remodelación de la vía Atlixcáyotl está siendo una obra cara, pero además terriblemente molesta y tardada. Se habla de que todavía durarán más de un año (¡!) las obras, para suplicio de quienes tienen negocios o habitan por ahí. Tache.

         La mentada “Célula” se ha convertido en una obra costosa y, por lo pronto, sin futuro alguno. Si es que se llega a terminar, no servirá de mucho, pues a muy pocas empresas les interesará ir a gastar una instalación por ahí, con la crisis que se estará viviendo para el año próximo. El proyecto estuvo mal planteado desde su origen y ha dado como resultado un espantoso elefante blanco. Tache.

         Los hospitales regionales han sido caros y con nulo equipamiento. Solo se les dio una manita de gato para las inauguraciones y al día de hoy pocos funcionan realmente. Y lo peor, con la probada ineficiencia de los secretarios de Salud actual y anterior, no hay medicinas y los equipos carecen de mantenimiento porque sigue sin pagárseles a decenas de proveedores y empresas del ramo. Supertache.

         Al Periférico más tardan en medio reencarpetarlo que éste en volverse a llenar de baches, vados y grietas. En pocas zonas la pintura se mantiene en buen estado (lo cual nos habla de la mala calidad de la pintura y la corrupción con la que se manejan esas licitaciones) y del alumbrado ni qué decir: simplemente no existe.

         Y la joya de la corona: La Recta de la Muerte, o sea la recta a Cholula. En serio, por enésima vez lo denuncio. Es una porquería. Y todo se quedaría ahí si no hubiera decenas de accidentes mensualmente, con muertos y heridos. Diariamente, señoras locas y chamacos babosos corren por ahí a más de 120 o 140 kms. por hora (y hasta más) provocando choques, volcaduras y atropellamientos. No hay un metro de pavimento que no esté dañado. Las laterales están peor que muchas calles de pueblos sin pavimentar. No hay alumbrado. No hay señalética. No hay rayas ni acotamientos. Los arbustos y yerba están más crecidos que en los campos. Hay basura, perros muertos y cuando llueve se inunda en varias zonas.

         Hace más de dos años me llegó un mail de la SEDUOP cuenteándome (como a todos los periodistas) que ahora sí iba a empezar la remodelación de la Recta y no se cuántas patrañas más. Es la hora que ni siquiera le echan escombro a los hoyos (ya de perdida).

         En fin. Si el PRI quiere ganar las elecciones, ojalá sus líderes y candidatos piensen que los electores sí tenemos memoria. Más cuando hay tanta ineficiencia. ¿O desfachatez?

 

LA NOTA AL PIE…

         Dice Rafael Micalco que no importa que su partido vaya abajo en todas las encuestas y que se haya desfondado este año, perdiendo de todo y en todos lados. Que el año próximo se recuperará.  Sí. Esas mismas pantereadas las dijo a principios de 2007…

        

jriverp@yahoo.com

www.beap.com.mx

About The Author

Related posts