01-08-2021 12:10:33 AM

Anatere ya no pueblea, abuelea

PRIMERA DE TRES PARTES

Las presiones para que Ana Teresa Aranda sea postulada como candidata a diputada federal arrecieron.

Lo curioso es que desde Los Pinos se prepara su salida de la subsecretaría de Gobernación para que regrese a Puebla como carta que sume votos de cara a la elección más complicada para el presidente Felipe Calderón: 2009.

Ahí se definirá la segunda mitad de su sexenio y la preparación de la sucesión presidencial. Por tanto, tiene que echar mano de los más posicionados para lograr la cada vez más lejana mayoría legislativa.

Anatere es un personaje muy curioso. Puede alejarse de la aldea el tiempo que se le antoje, pero apenas regresa y se transforma en “ave de tempestades”. Dicta agenda y desespera al oponente, mientras su presencia crece en la agenda mediática.

Por eso, la quieren. Sin embargo ella no. De ahí que negocie que si la mandan a un distrito poblano, también aparezca en los primeros lugares de la lista de circunscripción para amarrar la diputación por la vía plurinominal.

¿A qué le teme?.

¿Al PRI?.

No, una y otra vez.

Su preocupación está en lo que ha dejado en cada alianza formalizada con los panistas aldeanos.

Vale la pena, entonces, dar un repaso de cómo rompió incluso pactos de sangre. Lo mismo se alía con un grupo para exterminar al otro y viceversa.

Ana Teresa Aranda de Orea se distanció de Luis Paredes cuando el alcalde recibió en su equipo a los anateresistas que se pelearon con la Doña y que terminaron como los actuales operadores del presidente municipal.

Ella jamás calculó que sus seguidores pudieran potenciar de tal manera a las fuerzas de Paredes, que de pronto tuvieron operadores experimentados, ampliamente relacionados con el panismo de todo el estado, conocedores de quien es quién y con quién hay que hablar para poder entrar a cada una de las plazas a las que había que penetrar.

Cuando se dio cuenta, su alarma fue mayúscula, se percató de que ellos llevarían a sus seguidores a las filas del paredismo que con un nuevo discurso, con amplios recursos y con estrategias claras. Este error costó a Ana Tere el desmantelamiento casi total de su grupo. Existe tan sólo un resto fiel, incapaz ya de ganar comités municipales y mucho menos convenciones.

La Doña tiene su presente y su futuro en el DF. En las esferas federales. Ella y su gente lo saben y por lo mismo no tiene ya, ni tendrá, la misma convocatoria que antes.

Ya no viene los fines de semana a las comunidades poblanas. Ya no pueblea sino que abuelea, pues prefiere visitar a su hija en Vancouver y disfrutar de su nieta. Ya no es visitada en sus oficinas por su gente, a quienes resulta cada vez más difícil hablar con ella. La Doña es, sin lugar a dudas una figura, pero sus posibilidades electorales están muy limitadas tanto por las nuevas realidades como por la historia.

alportador@statuspuebla.com.mx

alportador.com

alportadortv.com

About The Author

Related posts