19-08-2022 07:11:27 AM

La falsa democracia partidista

Por Valentín Varillas

 

La exigen afuera, pero no la practican adentro.

Sin embargo, todos la presumen como uno de los atributos principales de su vida interna.

Es falso que los partidos políticos lleven a cabo prácticas que representen fielmente a la voluntad de sus militantes y simpatizantes.

Se trata de una quimera más que endulza su discurso, pero que no se sostiene con hechos concretos.

El PAN por ejemplo.

El puro, virginal y más “decente” de los partidos, en el caso de Puebla vivió por décadas secuestrado por un grupo de supuestos notables; todos ellos especialistas en perder elecciones sin afectar en lo más mínimo sus privilegios y canonjías como dueños de la franquicia.

Los procesos de selección de consejos, dirigencias y candidatos, eran una simulación absoluta.

Simplemente rotaban una especie de ruleta en donde, invariablemente, aparecían los mismos perfiles.

Apelando a un aberrante derecho de sangre, los que ya no estaban heredaban la plaza a alguno de los suyos.

Como en las más rancias monarquías.

Vaya democracia.

Luego, la derecha estatal fue secuestrada por otro grupo peor, ese sí capaz de salir victorioso en la lucha política, pero que ensayó una férrea y despiadada limpia de añejos liderazgos para lograrlo.

La vida interna del PAN se manejaba a billetazos, o bien armando expedientes judiciales a modo para quienes resultaban un obstáculo para hacer realidad los caprichos del gobernador.

Moreno Valle y sus operadores se apoderaron de todo y de todos.

Como en un laboratorio de química, la fórmula no fallaba nunca para que los intereses de su grupo, invariablemente, resultaran beneficiados en todos, absolutamente todos los procesos internos del partido.

El punto medular de la estrategia: meterle mano al padrón de militantes.

Infiltrar a miles de perfiles sin nada que ver con el partido y hacer que tuvieran un peso específico muy importante en la toma de decisiones.

El modelo resultó tan exitoso, que el gobernador poblano lo extrapoló al Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul.

Con la misma lógica, Rafael impuso primero a Gustavo Madero y después a Ricardo Anaya en el puesto, pensando que de esta manera tendría pavimentada la ruta hacia la candidatura presidencial en el 2018.

No le salió, a pesar de que él mismo presumía el haber invertido 400 millones de pesos en la operación de la elección de ambos dirigentes.

Los conceptos PRI y democracia, siempre han sido mutuamente excluyentes.

Desde la misma génesis del partido.

Ese que nació desde el poder y no para buscar llegar a él.

En este pequeño detalle se basó la lógica del régimen de partido único que gobernó el país por más de siete décadas.

¿Procesos democráticos?-por favor.

La lógica del dedazo y de los tapados normó la vida interna del tricolor hasta en el método de selección del más modesto cargo o posición.

Una vez nada más abrieron al voto universal un proceso de selección de la dirigencia nacional y la historia terminó peor que aquel “Rosario de Amozoc”.

Las consecuencias fueron tan demoledoras que jamás volvieron a ensayar un ejercicio similar.

Morena es un partido “nuevo”.

Por lo menos en términos de fecha su oficial de obtención de registro.

Se trata de quienes, supuestamente, hartos de los vicios y corruptelas de los partidos a los que pertenecían decidieron buscar otros derroteros.

Es en este contexto en el que enarbolan la bandera del cambio.

Un cambio que no se ve en sus usos y costumbres.

Mucho menos en el respeto y apego de sus estatutos.

El partido en el gobierno repite viejos vicios del pasado y en todo el país, a todos los niveles se respira una enorme inconformidad.

Existe un riesgo real de que el Movimiento de Regeneración Nacional termine siendo un Frankenstein político; un híbrido producto de la unión perversa de todos los vicios y corruptelas de un pasado supuestamente superado.

Para allá van.

Y de acuerdo a la importancia de las coyunturas electorales que tendrán que enfrentar en el corto plazo, no se pueden dar el lujo de convertirse en lo que siempre criticaron.

 

About The Author

Related posts