22-05-2022 09:30:28 PM

La Feria del Pueblo

Por Alejandro Mondragón

 

La vez que la iniciativa privada se encargó del manejo de la Feria de Puebla fue todo un desastre. Alfredo Miranda era el director en el sexenio de Manuel Bartlett Díaz.

 

El recinto se inundó no sólo de productos chinos, sino de corrupción, manejo discrecional del efectivo de taquilla y se favoreció a amigos restauranteros y comerciantes.

 

Todo fue en aras del libre mercado. La Feria quedó etiquetada como la ExpoChina y otros en sorna decían que la única feria que valió fue el cash que se llevaron.

 

Años pasaron y aún en el sexenio de ornato del morenovallismo las cosas tampoco cambiaron. Los directores entraron pobres, salieron millonarios.

 

En esta edición de la Feria de Puebla, después de dos años de suspensión a causa del coronavirus, dos hechos definieron su éxito. Rompió todos los pronósticos, pues.

 

Primero: ningún producto chino se comercializó. Todos los artículos fueron ¡poblanos!

 

Segundo: toda la organización recayó en el gobierno del estado. Se alejaron a los coyotes empresariales que suelen merodear los beneficios de la Feria de los poblanos para sacar privilegios y, luego, pararse el cuello de que por ellos se dieron resultados.

 

En esta ocasión, el gobernador Luis Miguel Barbosa fue muy claro. La Feria es un tema de gobierno que involucró a todas las secretarías.

 

No se buscó ganar dinero, sino devolver a los poblanos/as su Feria.

 

El resultado ahí está: llenos totales en los espectáculos artísticos, filas y filas en taquilla y el desbordamiento masivo de familias a algo que hoy sí ya consideran suyo.

 

Los dirigentes empresarios ni falta hicieron. Es lo que hay.

 

Es cuanto.

 

 

About The Author

Related posts