27-06-2022 02:58:19 AM

La radiografía

Por Jesús Manuel Hernández

 

Los resultados sobre la consulta de revocación de mandato no han sorprendido a nadie, era de esperarse una votación mayoritaria a favor de la continuidad del ejercicio de poder de López Obrador.

En términos generales las cifras arrojan un 18 por ciento de participación, lo que no hace a los resultados vinculatorios al quedarse 22 por ciento debajo de lo solicitado por la ley.

En promedio 15 millones de personas votaron por la continuidad, y poco más de 1 millón por el no, mientras que los nulos alcanzaron los 268 mil votos.

En verdad nadie se creyó que la continuidad del mandato estuviera en riesgo más bien fue el ejercicio de los grupos de poder en torno a mostrar el músculo para las elecciones que se avecinan este año y en el 2024 donde van a confluir todas las fuerzas en juego en el país, propias y extrañas. Y eso sí pudo observarse este Domingo de Ramos.

Una desbocada y para muchos ilegal convocatoria de los colaboradores de primer orden del Presidente López Obrador, una feroz crítica al INE por la reducción de casillas, una campaña para no votar de parte de la oposición tradicional a MORENA, un notable crecimiento de noticias falsas en torno a votar o no votar.

Una de ellas intentó comprometer al Episcopado Mexicano que curiosamente desde el 15 de marzo, casi un mes antes, había publicado un pronunciamiento donde se decía respetuoso de la voluntad personal de cada católico. La noticia falsa ponía palabras en boca de los obispos para pedir a la gente salir a votar porque AMLO continuara en el poder.

Total, una especie de guerra fría a la mexicana, el viejo PRI convertido ahora en MORENA empleó las prácticas del pasado, así lo demuestran el tipo de votante que acudió a las urnas y la presunción en redes sociales de quienes han sido beneficiados por los programas de bienestar y económicos de la 4T, no sólo enseñaron el dedo entintado sino la boleta cruzada en el espacio de la continuidad del mandato.

En fin, un Presidente feliz, agradecido por el respaldo de sus electores, aunque no alcanzó la cifra de la elección original de 30 millones de votos, pero eso no le importa, tuvo más votos que PRI y PAN en 2018, pero no alcanzó la mitad de los obtenidos por él mismo.

Habrá que voltear los ojos a la aldea, en Puebla los resultados dejan un horizonte para el análisis puntual. El compromiso de llevar a las urnas 1.5 millones de votos no lo pudo cumplir la estructura morenista oficial, no alcanzó ni un millón de votos, apenas 926 mil. De ellos 841 mil votaron por la continuidad, 60 mil por la revocación y 25 mil anulados. Destaca la baja participación en la capital.

Por lo visto las estructuras en contra de la 4T hicieron su trabajo, alejaron a la gente de las urnas, mientras que el acarreo se manifestó en las poblaciones rurales, igual que sucedía cuando el PRI gobernaba.

O por lo menos, así me lo parece.

About The Author

Related posts