21-01-2022 12:03:24 AM

Criminalizar lo “fifí”

Por Valentín Varillas

 

El problema del presidente López Obrador no es con el dinero.

Ni siquiera le importa en verdad aquella dicotomía rico-pobre, a la que tanto provecho le ha sacado en el discurso público.

Lo que no puede soportar es el despliegue público de todo lo anterior.

Bajo esos argumentos ha prescindido de dos de sus más cercanos y valiosos colaboradores.

Primero César Yáñez y su boda poblana de ensueño.

Con estilos, modos, usos y costumbres similares a los de la realeza, selló su alianza matrimonial.

Por cierto, en parte pagada por el gobierno de Puebla.

Ahí estaba López Obrador como testigo de semejante fastuosidad.

Seguro tragó amargo, pero aguantó estoico respaldando no solo al amigo, sino a quien por más de dos décadas fue su compañero de lucha.

El hilo se rompió cuando todo esto se masifico.

La publicación de semejante evento en la revista Hola, fue su pase VIP al cadalso.

Por más que juren los cercanos que el cariño permaneció intacto y que Yáñez ocupa todavía un lugar de privilegio y de influencia en la toma de decisiones en Palacio Nacional.    

Si esto es así, es como vivir en la clandestinidad; una cercanía y poder que será imposible que se traduzca en un potencial crecimiento político, de él y de sus más cercanos.

Así se explica el fallido proyecto político de su pareja, Dulce María Silva, en el vecino estado de Tlaxcala.

Hoy, Santiago Nieto vive una situación muy parecida.

Después de las publicaciones que mostraban a detalle la forma y el fondo de su boda en Antigua, Guatemala, la decapitación fue radical.

Ayudó mucho, por supuesto, la irreconciliable disputa con el fiscal Gertz Manero.

En su caso, por la importancia del cargo y por toda la serie de halagos y reconocimientos que AMLO le había dedicado en la mañanera, era necesario un golpe adicional.

La portada de ayer en Reforma fue el último clavo en el ataúd de la defenestración pública y mediática de uno de los pocos personajes valiosos con los que contaba el presidente en su círculo cercano.

Darle “carnita” a la fanaticada para no parecer que se equivocó.

La filtración, trae todas las huellas de la oficialidad.

Darle la nota al medio más crítico del actual gobierno, pudiera parecer la coartada perfecta, pero en los hechos se trata de una vieja estrategia fácilmente detectable.

No importa que los bienes de Nieto y su cónyuge hayan sido obtenidos de manera lícita.

Tampoco que en ese proceso, se hayan cumplido todas las obligaciones crediticias y fiscales.

A Santiago le tatuaron con fuego la etiqueta de “fifí” y con eso, la defenestración parece justificada.

Se suma así a la lista de indeseables que han osado, a través de su trabajo, talento y capacidad, acceder a un buen nivel de vida.

Es evidente que el rasero que usa López Obrador para evaluar y tomar decisiones en estos casos no es congruente.

Sobran los casos en donde se ha expuesto la corrupción y la riqueza personal de varios de quienes son parte fundamental de la 4T.

La única diferencia es que, en su óptica, no han hecho un show mediático con ello.

Ni las casas de Bartlett o Irma Eréndira, el nivel de vida y los excesos de sus vástagos, mucho menos la lista de colaboradores que utilizaron en su momento paraísos fiscales para mover su riqueza ha motivado una reacción similar a la que se dio con Yáñez y Nieto.

Es la simulación en su máxima expresión.

Puedes robar o ser corrupto, pero en lo oscurito, generar fortunas express al amparo del poder pero llevar una vida aparentemente discreta.

El pecado radica en que exista evidencia visual.

Ser “fifí” pero de clóset, ese es el camino.

Al mismo tiempo, lo que sin duda trae el tufo de la revancha, la riqueza del fiscal Gertz Manero apareció como nota principal de El Universal.

Activos de nivel realeza, incomparables en montos con los de Nieto Castillo y que tienen un agravante adicional: la foto de un flamante Ferrari rojo que también podría costarle muy pronto la chamba.

“Austeridad Republicana”-la gran simulación de la 4T.

Sin embargo, lo más grave es que toda esta puesta en escena puede ser producto de la lucha intestina de las organizaciones criminales incrustadas en las instituciones públicas del país.

About The Author

Related posts