26-01-2022 04:31:17 PM

La victoria de los “duros”

Por Valentín Varillas

 

No queda ninguna duda: en la correlación de fuerzas que se da al interior del gabinete de Andrés Manuel López Obrador, a medio sexenio, es el ala radical la que se ha impuesto con toda claridad.

Y así será hasta el término de la actual administración.
Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, los llamados “moderados” fueron primero anulados de la toma de decisiones importantes en temas prioritarios para el gobierno federal.

Y como natural consecuencia, acabaron  desplazados de manera contundente de posiciones fundamentales dentro del equipo más cercano al presidente.

La primera derrota de quienes no necesariamente eran parte de la “yihad pejista” fue la súbita salida de Carlos Urzúa de la Secretaría de Hacienda.

Un perfil bien visto por el mundo empresarial que les daba confianza de que la política económica, si bien iba a sufrir cambios en las formas y modos, el fondo se mantendría navegando bajo los mismos lineamientos generales.

A la par, Alfonso Romo, jefe de la oficina presidencial, se iba debilitando en su interlocución con los grandes capitales nacionales.

La suspensión del aeropuerto en Texcoco fue decretada oficialmente apenas un par de días después de que, en una reunión, el regiomontano había dado certidumbres de que el proyecto seguiría, previa detección y limpia de posibles actos de corrupción en su construcción y desarrollo.

No fue así.

Arturo Herrera no fue mal visto como relevo.

Los mercados reaccionaron con tranquilidad a su llegada, pero su breve estancia en la SHCP ya estaba decretada por el cada vez más influyente radicalismo “cuatrotero”.

Impulsaron a Rogelio Ramírez de la O, con una supuesta mayor vocación a la orientación social del gasto público.

Este personaje había sido ya “nombrado” en el cargo, cuando AMLO se erigió unilateralmente como “presidente legítimo” del país una vez consumado el fraude del 2006.

Herrera era hasta hace poco la carta para llegar a Banxico, pero otra vez la grilla de la fanaticada lopezobradorista lo bajó del carro.

Sienten que “una de las suyas”, Victoria Rodríguez Ceja, sin experiencia alguna y mucho menor preparada para las exigencias específicas del cargo, manejará la política cambiaria más acorde a los postulados de la Cuarta Transformación.

En el plano político ha sucedido lo mismo.

Sánchez Cordero, más allá de su absoluta inacción al frente de la Segob, había sido etiquetada desde el principio como una mujer “tibia” en lo ideológico.

Ajena al “movimiento”, al margen de la “lucha” y del activismo, la relegaron de sus responsabilidades más elementales hasta que el proceso electoral del 2021 fue el escenario perfecto para darle una salida medianamente digna.      

Adán Augusto tiene una afinidad ideológica absoluta con el presidente.

En la forma y en el fondo.

Además de servirle a López Obrador como un efectivo reductor del desgaste de haberle colgado con más de tres años de anticipación la etiqueta de “tapada” a Claudia Sheinbaum, tiene más juego político y la venia para ser un efectivo y poderoso interlocutor de los intereses de Palacio Nacional con otros actores.

Otro duro que se ha vuelto increíblemente poderoso.

Como Rocío Nahle o Manuel Bartlett, que crecen y crecen en influencia y capacidad de maniobra, al amparo de la Reforma Energética, Jesús Ramírez Robles y su estrategia de polarización y ataques sistemáticos en el manejo de la política de comunicación del gobierno y otros muchos más, que no necesariamente destacan en la palestra pública ni gozan de los beneficios de los reflectores mediáticos.

Ebrard, si es que puede considerarse realmente como tal, es el único sobreviviente de los moderados.

Hoy le sirve mucho al presidente porque suple mucho de la falta de porte, capacidad, preparación, entendimiento y manejo del entorno internacional de la que carecen la mayoría de los radicales.

Los mismo que ya preparan el cadalso al que inevitablemente será enviado en la coyuntura presidencial del 24 cuando, vaya sorpresa, la más influyente, poderosa y consentida de las radicales, se quede al final con la candidatura.

About The Author

Related posts