31-07-2021 01:34:52 AM

Empresarios-gobierno: los nuevos tiempos

Por Valentín Varillas

 

Muchos se espantan por la nueva relación que existe hoy entre el gobierno del estado y los organismos empresariales.

Les incomoda los términos de independencia y autonomía en los que cada uno juega su papel.

Mucho más, que a través del diálogo y el enfrentamiento inteligente de ideas y propuestas se intente llegar a acuerdos para el bien del estado.

Qué mal acostumbrados los dejaron en sexenios anteriores.

Aquellos en donde la sumisión era la carta de presentación de quienes juraban defender los intereses de su gremio.

Aunque en algunos casos, ni empresas ya tenían.

Cuando no generaban un solo empleo en Puebla y mucho menos, tenían capital para inversión productiva.

Desde un Melquiades Morales que los cooptaba entregando maletas de dinero en efectivo para que públicamente moderaran las críticas a su administración, a un Mario Marín que los convirtió en constructores consentidos y proveedores VIP de su gobierno.

La más penosa relación entre partes se dio en el sexenio de Moreno Valle.

Los organismos empresariales fueron sobajados, amenazados y sodomizados, con lo que se dio una muy interesante purga de indeseables en donde permanecieron únicamente los que podían servir a los intereses de oficiales.

Los demás fueron desechados, al más puro estilo del “úsese y tírese”, una de las filosofías favoritas del hoy occiso.

En lo político, los utilizó hasta el cansancio y se convirtieron en auténticos porristas de quienes garantizaban la continuidad de aquel régimen..

Se la jugaron con todo arrastrando lo que les quedaba de prestigio, se incluyeron en la boleta en donde la esposa del ex gobernador competía como candidata y en su momento celebraron también, abierta y públicamente, aquel resolutivo del TEPJF que la ratificaba como gobernadora.

También lo perdieron todo con aquel fatal accidente del 24 de diciembre.

No se prepararon jamás para un escenario diferente.

En este contexto vino la necesaria y urgente purga.

La que limpió de intereses políticos-electorales al CCE y permitió que los auténticos empresarios tuvieran mayor peso específico en la toma de decisiones de su gremio.

Más reuniones como la del próximo viernes, entre el gobernador Barbosa e Ignacio Alarcón.

No le teman al debate, al diálogo y a la libertad de expresar abiertamente planteamientos, planes y proyectos, por polémicos que pudieran parecer.

Increíble que quienes públicamente aparentan pugnar por mayores condiciones de libertad y apertura en las relaciones entre lo público y lo privado, extrañen hoy el acatamiento, la obediencia y el servilismo del pasado.

About The Author

Related posts