20-09-2021 05:35:40 PM

Los factores clave del “Día D”

Por Valentín Varillas

 

Terminaron las campañas.

Lo hecho, hecho está para partidos y candidatos.

Las empresas encuestadoras también han llevado a cabo su chamba y nos muestran instantáneas de cómo podría comportarse el electorado el próximo domingo.

Sin embargo, existen dos elementos que al final resultan fundamentales en cada elección para determinar ganadores y perdedores.

El primero y más importante, el nivel de participación ciudadana.

De la cantidad de votantes que acudamos a las urnas dependerá en mucho el resultado final.

Es un lugar común en el análisis el establecer que procesos poco concurridos favorecen el status quo político y que por lo mismo, que los grandes cambios se han dado cuando el voto masivo es una realidad.

Los estudiosos en el tema de la demoscopia le llaman pomposamente “voto orgánico” y es simplemente el que proviene de ciudadanos que de manera espontánea, sin ninguna conveniencia política o económica, deciden ejercerlo. 

El segundo de estos factores compite con el primero y tiene que ver con la operación electoral de partidos y niveles de gobierno el mero día de la elección.

“El peso de las estructuras”- le llaman en el argot político y mediático.

Esa ya añeja tradición de intentar sacarle una ventaja competitiva a los adversarios, utilizando todo tipo de recursos públicos, humanos y materiales.

Se ha ensayado históricamente y  sigue siendo una realidad en estos tiempos de supuesto cambio político  en el país.

La “partidización” de programas sociales y asistenciales, aprovechando la pobreza, el hambre y la miseria, volvieron a ser en este 2021 la cara más cínica de la elección.

Y nada indica que partidos, candidatos o niveles de gobierne, tengan la menor intención de cambiarlo.

Estos factores, fundamentales en el resultado final, en ocasiones resultan muy complicados de pronosticar.

Escapan al alcance real de las encuestas, porque su impacto real se deja ver el mismo día en el que se lleva  acabo el proceso.

Cada vez se vuelve más común el hecho de que las respuestas que dan los encuestados no corresponde realmente a su comportamiento en las urnas y sobre todo, en cada proceso electoral existe una mayor cantidad de ciudadanos que de plano rechazan responder al cuestionario de la encuesta.

Estas instantáneas muestran tendencias e información valiosa sobre los escenarios probables que pudieran prevalecer de cara a la elección del domingo, pero el número de votantes en las urnas y el involucramiento oficial en la operación electoral, seguirán siendo –como antes, como siempre- los factores reales que al final decantarán la moneda de un lado o del otro del espectro político nacional.

Lo demás, es simple filigrana.

About The Author

Related posts