23-04-2021 10:01:46 AM

El Armenta de siempre

Por Alejandro Mondragón

 

El hoy senador Alejandro Armenta Mier siempre ha estado en los grandes eventos que acaban por fastidiar al país.

 

El 30 de diciembre del 2016, como diputado federal del PRI, avaló el gasolinazo que se aplicó al siguiente año y provocó el más severo malestar social, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

 

Bloqueos de autopistas y saqueos de comercios fue el resultado de la aprobación de la reforma legal para liberar el precio de los combustibles en el país.

 

“Sólo abriéndonos al mercado, México será más competitivo” fue lo que alegó en esa época en la que se daba otra cachetada a la rectoría del Estado.

 

Cinco años después, ya como senador, pero ahora de Morena, Armenta fue el único poblano que avaló la Ley Eléctrica, en la que se regresa la rectoría energética al Estado y México se cierra al mercado para dejar de ser competitivo.

Un doble discurso, primero como diputado, luego de senador, pero con un común denominador: seguir la línea presidencial.

 

¿Y los ciudadanos que siempre dice defender, pero que ahora ni siquiera escuchó?

 

Fue de los legisladores morenistas que incluso se opuso al Parlamento Abierto.

 

Nada extraña esta dualidad de Armenta. Ya en el pasado fue de los más férreos defensores de su padrino Mario Marín Torres, ante el escándalo de las grabaciones con Kamel Nacif para encarcelar a la periodista Lydia Cacho.

 

Peeeero en el presente se deslinda del exmandatario e incluso se le olvida que él formó parte de la burbuja marinista y siempre gozó de privilegios.

 

La iniciativa privada ya reclamó que Armenta haya sido el único senador que haya votado la reforma eléctrica, sin escuchar los riesgos que conlleva la medida para la competitividad del país.

 

Eso sí, ya regresará a Puebla a pedir el voto y ofrecer que siempre escuchará a los ciudadanos.

 

En Armenta se aplica bien la máxima: prometer para meter, y una vez metido, olvidar lo prometido.

 

About The Author

Related posts