24-10-2021 07:17:07 PM

Facundo Rosas ya sabe que van por él

Por Alejandro Mondragón

 

El exsecretario de Seguridad Pública de Puebla, Facundo Rosas Rosas, ya sabe que van por él.

 

Hace unos días interpuso un amparo ante un juez federal de la Ciudad de México contra cualquier orden de aprehensión, prisión preventiva o medida cautelar.

 

A su pesar, la justicia se negó a aceptar el trámite hasta que aclare las razones por las que quiere ejercer el recursos. “Debe señalar de manera clara y cronológica los antecedentes de cada acto que reclama su protección”.

 

Facundo Rosas pertenece a esa página oscura que fue el morenovallismo en el poder. Llegó a Puebla de la mano de Genaro García Luna, su jefe.

 

No existe un libro en el que se analice la figura del exsecretario de Seguridad Pública con Felipe Calderón, en el que no se señale a Facundo como su brazo derecho para el cobro de piso al narco.

 

En la Puebla morenovallista, por García Luna pasaron estrategias, tácticas y recomendaciones hasta de espionaje. La más evidente fue la de su principal operador, Facundo Rosas, cuyos jefes policiacos fueron detenidos en la cúspide del poder panista por estar implicados en la protección del huachicol.

 

García Luna mantuvo una relación muy estrecha con el exgobernador Rafael Moreno Valle, al grado que durante el peñismo incorporó a otro personaje a Puebla:

 

“Hemos contratado como asesor al exsecretario de Colombia, a Óscar Naranjo, él nos ha estado apoyando con algunos de los criterios técnicos”, reconoció el mandatario al ser entrevistado tras la inauguración de la rehabilitación del Hospital de San Martín Texmelucan, en el año 2013.

 

Fue la época en la se torció Puebla. La de la expansión del huachicol, presencia de grupos delictivos y auge del lavado de dinero.

 

Aunque el ex gobernador Moreno Valle se alejó en los últimos meses del sexenio de Felipe Calderón, precisamente del Presidente, sus vínculos con García Luna siempre fueron elocuentes.

 

La última vez que se tuvo conocimiento oficial de Facundo Rosas fue el 28 de julio del 2015, en un comunicado de prensa:

 

“Facundo Rosas decidió separarse del cargo con la finalidad de que la Procuraduría General de la República (PGR) y la Procuraduría General de Justicia (PGJ) investiguen las detenciones de Marco Antonio Estrada López, ex director de la Policía Estatal, y Tomás Méndez Lozano, ex jefe del extinto Grupo de Operaciones Especiales (Goes), dedicados al robo de hidrocarburo en el municipio de Tepeaca”.

 

El punto es que a Facundo jamás se le investigó. La Contraloría nunca abrió un proceso en su contra. Se sabe que Rosas era el enlace de gobierno con los grupos delictivos.

 

De Rosas se supo años después que enfrentó el intento de secuestro de uno de sus hijos, cuando se encontraba con él en un restaurante. Fue al baño y ahí le había inyectado una sustancia, pero no se lo llevaron porque intervino su escolta personal.

 

Cuánta razón tenía Doña Elia Tamayo, el destino se encargará de todos aquellos que participaron en el encubrimiento de la muerte de su hijo, durante un desalojo en Chalchihuapan.

 

About The Author

Related posts