20-01-2021 05:06:55 PM

Año nuevo para México, Puebla y el mundo 2021

Por Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras

Después de algunos meses de no tener contacto con los medios de difusión, quienes amablemente me obsequian su espacio, de nueva cuenta, tengo el honor de dirigirme a ustedes, con el fin de comentar, criticar, estudiar, aportar, discutir y analizar, cuestiones de interés para nuestro estado, nuestro país y del mundo en materia de Seguridad.

Antes de iniciar con este difícil año que se presenta y un casi insoportable año que se va, quiero aprovechar el espacio, para desearles un año nuevo lleno de Salud, de oportunidades de crecimiento y claridad para verlas, de desarrollo y de sobre, todo con ganas de salir adelante en este México nuestro, tan fuerte, tan aguantador, que a pesar de todo y de todos sigue de pie.

En pie, a pesar de divisiones estériles causadas por partidismos infantiles y falta de amor a nuestra Patria, mismo que han tornado por amor a sus intereses personales, anteponiendo, antes del interés por nuestra ciudadanía y comunidades, el interés personal por la lucha estúpida de un poder, que gane quien gane, al final… pierde mi México.

De igual forma, darle las gracias y parabienes a quienes por medio de sus medios como éste, me permiten sin censura alguna dedicarle espacio, estudio y tiempo al análisis de la situación por donde pasa nuestra comunidad y cada uno de nosotros, por tener hoy mas que nunca en la toma de decisiones a personas que sólo les interesa alimentar sus complejos personales lejos de buscar soluciones para los que de verdad se deben y es la ciudadanía, creando divisiones nada sanas que nos pueden llevar solamente a enfrentamientos fratricidas que en nada abonan al bienestar del país.

Hoy mas que nunca, nos encontramos ante un México, herido, lastimado y cansado de estupideces y enfrentamientos enfermos, que a nada nos llevan con soluciones que no sirven de nada aparte de alimentar la gran voracidad por la lucha del poder.

Hoy se privilegian situaciones personales únicas y enfermizas, hoy mas que nunca se tienen olvidadas a las instituciones de seguridad amasándolas en inventos, que desde hace mas de 15 años solo desgracian al policía y se fortalece al delincuente, mismo que hábilmente aprovecha los vacíos de poder y conocimiento en materia de seguridad.

Se les deja relegados incluso, de reconocer su labor que enfrentan de manera casi indefensa por no decir desnuda, ante una pandemia de la que poco o nada se sabe a ciencia cierta, pero que su aprovechamiento en mucho es materia de acciones partidistas.

El policía, que al igual que sus hermanos de la salud, se enfrenta a situaciones de contagio sin equipo, sin capacitación y sin real apoyo para enfrentar su labor de seguridad, y en la misma situación se encuentra nuestro honroso      Ejército Mexicano, con quienes juntos comparten este año, una compleja realidad donde, se renuevan mas o menos 15 gubernaturas, un buen número de municipios y pronto, una interminable fila de diputados en su mayoría ignorantes y desconocedores (pero que buscan una reelección) de la realidad nacional.

Estamos dentro de una rara militarización de la seguridad y creación de un extraño cuerpo de Policías inmersados en una Guardia Nacional, de donde que cada vez se desechan mas policías con una tremenda capacidad de trabajo y se pierde la esencia de la Seguridad Pública, o como ahora se le llama con sus divididas acepciones Seguridad Ciudadana y en algunas naciones Seguridad Humana, y si esto fuera poco, el abandono de los municipios al quitarles su último bastión de apoyo para capacitarse, crecer, equiparse, ponerse al día y profesionalizarse, que es, o era el fortaseg, que tremenda realidad en la cual nadie sabe a ciencia cierta qué va a pasar.

Estamos en un momento en que o te mueres por el Coronavirus, o te mueres de Hambre, en donde te mata la necesidad o la delincuencia, Aquí si “todos los caminos llevan a Roma” te llevan al desfiladero y no veo por ningún lado mas que fanáticos, resentidos, enojados que pelean o por mantenerse en el poder o por regresar a el pero de servir a mi Patria… “nada”.

 

About The Author

Related posts