20-01-2021 04:14:36 PM

Viene la tormenta perfecta

Por Valentín Varillas

 

Vaya 2021 el que nos espera.

Por lo menos en su primera mitad.

Parece que los nubarrones vienen pintados de un espeso y muy especial oscuro.

Y la pandemia será el epicentro.

De ahí partirá todo: en lo sanitario, lo económico y hasta en lo político.

El primer reto, será evitar a toda costa el colapso de los servicios hospitalarios.

El nivel de ocupación en el sistema de salud nacional, público y privado, ha crecido de manera exponencial y todo apunta a que se pondrá mucho peor.

Los altos indicadores de movilidad social en la recta final del año, de la mano de la mayoritaria resistencia a modificar los usos y costumbres típicos de esta temporada, vuelven muy pesimista el pronóstico.

Los tres niveles de gobierno enfrentan un reto monumental en el corto plazo.

Altos contagios y muertes, significa mayores restricciones para las actividades productivas y por lo mismo, empeoran el escenario de crisis.

Un escenario que de por sí lucía sombrío antes del repunte.

La industria, el comercio y demás sectores, no están siquiera cerca de empezar a reponerse de las consecuencias de la primera etapa de la pandemia, cuando enfrentan la posibilidad real de volver a cerrar en las próximas semanas.

Un nuevo confinamiento sería el tiro de gracia para miles de ellos y para las familias que dependen de su existencia.

El saldo sería de auténtico terror para la economía nacional.

Y para colmo, en México, la pandemia se ha politizado.

Aquí el virus sí tiene colores e ideología partidista.

Desde las derechas, las izquierdas y los centros, lo que sea que hoy representen en la cada vez más complicada escala de la geometría política.

Y van desde quienes justifican todo y son incapaces de ver las inminentes fallas y los terribles yerros, hasta quienes, más allá de la critica sistemática a cualquier cosa que se hace desde el servicio, no proponen absolutamente nada.

La pandemia nos ha polarizado, ahora que deberían ser tiempos de unidad.

Y viene lo peor, un año electoral.

En su mezquindad, gobiernos y partidos intentarán sacar una ventaja competitiva en el proceso, colgándose de los enfermos y los muertos.

Lucrarán, como siempre lo han hecho, con las millones de tragedias personales que ha dejado como saldo esta nueva realidad.

Desde el proceso de obtención de las vacunas, su distribución y hasta los procedimientos que se llevan a cabo para su aplicación masiva, serán analizados bajo el crisol de la lucha por el poder.

Terrible.

Así se presenta el escenario para los primeros meses del 2021.

Como ve, por desgracia están dadas las condiciones para enfrentar una pesadilla que luce espantosamente similar a la que hemos enfrentado este complicadísimo año.

 

About The Author

Related posts