05-12-2020 09:35:53 AM

El 21, la clave

Por Jesús Manuel Hernández

 

En Puebla se viven momentos de inquietante movilización política por todos los rumbos, al interior de los partidos hay inconformidades, al interior de la sociedad hay insatisfacción, enojo y una cierta necesidad de ser considerada como parte del gobierno.

Desde Casa Aguayo se lanzan todos los días mensajes certeros sobre las inquietudes que prevalecen en la acción de gobernar, desde la visión de quien gobierna, y quizá alentado por una cantidad de información desconocida para la mayoría de la sociedad.

Muchos dudan que las amenazas expresadas en las conferencias de prensa tengan posibilidad real de ser ejecutadas al pie de la letra; los analistas libres, los académicos, observan las expresiones oficiales más del lado de una estrategia para consolidar los proyectos políticos de 2021 para mantener la mayoría en el Congreso del Estado.

Y ahí surge la lista de los actores políticos vigentes que pueden constituir un peligro, un riesgo para los fines de Casa Aguayo, y entonces se sueltan datos que contribuyen a crear o percibir un escenario de persecución a los principales actores de la política estatal, incluido el rector, los exgobernadores y los cabecillas de los grupos que pueden resurgir en aras de tomar el poder nuevamente.

La creación de tantos frentes, la persecución expresada o ejecutada contra muchos poblanos, de diversos partidos, algunos con colas muy largas, otros que han sido subidos al nicho de la adoración cuando tienen pies de barro, y algunos que se la buscaron por si solos, están, sin duda en la mira.

Todo eso no ayuda en nada a crear comunidad en torno al gobierno, por el contrario, alienta la unión en su contra y deja entrever que del otro lado también hay parque. Muchos sectores de la sociedad empiezan a comparar lo que sucede hoy con lo que ha sucedido en el pasado.

Muchos actores del pasado empiezan a revelar información, a sacar trapos y desempolvar viejos lodos.

Algunos expertos en la historia política de Puebla están seguros de que abrir tantos frentes puede provocar la unidad que no ha existido en los últimos años y encausarla en el trabajo político del próximo año.

Empresarios, ex gobernadores, ex presidentes municipales, ex diputados, rectores y ex rectores, están necesitados de un espacio de recuperación en la escena política y hay varios partidos que comienzan a ver al pasado inmediato para tender puentes de plata y con ello tener opción de competencia.

Los tiempos que se acercan dejarán ver de qué están hechos los políticos de Puebla, los de antes y los de hoy, de qué está hecha la sociedad poblana y hasta dónde los líderes de opinión tienen fuerza o sólo son llamarada de petate, pues finalmente antes del cambio presidencial y de gobierno, está la elección del 21.

O por lo menos, así me lo parece.

About The Author

Related posts