18-02-2020 03:41:32 AM

Busca Manzanilla ir por el PES

Por Valentín Varillas

Fernando Manzanilla jura que su proyecto político va en serio y explora ya la posibilidad de ir como candidato a la alcaldía por el partido que representa en la cámara baja del Congreso de la Unión: Partido Encuentro Social.

La estrategia consiste en convencer a la dirigencia nacional de este instituto político de que, en el caso concreto de Puebla, no vayan en coalición con Morena, para competir solos por la presidencia municipal de la capital.

Y en esta lógica, ya ha empezado a diseñar una ruta crítica que pasa por enfocar su trabajo político en el tema electoral, con lo que queda de su equipo de incondicionales de mayor confianza.

El primero de ellos, el ex priista Francisco Ramos.

Quien fuera subsecretario de gobernación en el período interino de Guillermo Pacheco Pulido, es el principal responsable de tratar de sumar a antiguos aliados insertados en diferentes fuerzas políticas, a la operación electoral a favor de su jefe.

Como otros aspirantes a la alcaldía de la ciudad, utiliza el discurso de que “todos caben en el proyecto”, como método de convencimiento:

Priistas, ex priistas, panistas, ex panistas, antiguos morenovallistas, galistas y hasta personajes con afinidad partidista hacia Morena, pero que no se sienten representados dentro del grupo que hoy gobierna el estado.

Por ejemplo, la corriente afín a Claudia Rivera Vivanco -con la que no por casualidad se reunió Manzanilla el día de ayer-, además de que existe un acercamiento real con José Juan Espinosa y la senadora Nancy de la Sierra.

De ese tamaño es la supuesta convocatoria.

Ramos tiene hoy pésimas relaciones con el “barbosismo”, como saldo de su breve paso por el servicio público poblano el año pasado.

Fue uno de los personajes que habló de más sobre el hoy gobernador, haciendo fallidos pronósticos sobre su estado de salud y tiempo como jefe del ejecutivo estatal.

De ahí que no repitiera en el inicio del actual gobierno, a diferencia del propio Manzanilla.

Además de Ramos, ya tienen responsabilidades específicas en la pre-pre-campaña de Manzanilla: Álvaro Gómez, Silvia Argüello, Juan Enrique Rivera y un grupo de colaboradores que le trabajan temas específicos en la Cámara de Diputados.

¿Le alcanzará?

Sin Morena y sus aliados y con un partido que por sí solo pesa muy poco en lo electoral en Puebla, la apuesta parece centrarse en lo que pudiera sumar Manzanilla, en lo particular, como candidato y la experiencia de haber coordinado dos campañas a gobernador del estado, ambas ganadoras.

Supuestamente enfrentado con la nueva “nomenklatura” política poblana, el reto parece mayúsculo, es más: titánico; casi un suicidio.

A ver.

 

 

About The Author

Related posts