14-11-2019 10:00:07 AM

Luces y sombras en las decisiones federales

Por Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras

 

        Pienso que se habrán dado cuenta en el gabinete de la actual administración, que no es lo mismo ser oposición, que gobernar y que es difícil que cuando se tiene un Secretario de Seguridad Pública tan ignorante como el Señor Durazo, quien simple y sencillamente se pone a dar indicaciones a diestra y siniestra, sin medir ni conocer las complicaciones que puede tener cada acción, y esta administración, lo están aprendiendo de la manera más difícil.

Sería fácil esta semana, ponernos de un lado o del otro, de las declaraciones que se han dado sobre los sucesos tan lamentables del Estado de Sinaloa, donde se pone en evidencia una vez más, la falta de mando certero en nuestras fuerzas armadas y la no acción de la tan famosa guardia nacional.

Pero, vallamos a los hechos, más allá de las causas del intento fallido de detener al hijo de Guzmán Loera, y centrémonos en las críticas y los problemas que se han tenido por la decisión que de una vez detenido, se hayan visto presionados, doblegados u obligados a soltar de nuevo a esta persona, y lo triste, es que ninguno de sus empleados o integrantes del gabinete de seguridad, haya dicho al presidente, que seguramente se tomo una decisión fundamentada en la ignorancia y el miedo de Durazo, pero que casi estoy en la certeza, que algún militar con experiencia policial o policía con experiencia militar aconsejo esta no tan mala Tácticamente policial decisión.

Me explico:

Mas allá de las fobias o filias partidistas, más allá de las ignorantes formas de defender al presidente, y de las acres agresiones al mismo, ya sea para ensalzarlo o denostarlo, más allá de los errores, la decisión no fue policialmente mala, y el único que dio una explicación coherente, fue el Secretario de Seguridad de Hidalgo, Mauricio Delmar.

Y digo esto, porque dentro de los cánones escritos y no escritos de la policía, se encuentran las llamadas: PRIORIDADES TACTICAS POLICIALES.

Estas son cinco, y son como sigue y una pequeña explicación a cada uno:

  1. No perder elementos.
    1. Esto nos dice, que ningún evento policial se planea con la posibilidad de perder un porcentaje de policías ni de inocentes, esto en diferencia que si se hace en cuestiones de militares en casos de guerra y en situaciones totalmente de enfrentamiento.

 

  1. No herir ni matar inocentes.
    1. Esto es, “No se justifica llevar a cabo un evento de ninguna especie de carácter policial, si es de evidente riesgo que se pierdan vidas de inocentes” en esto se debió de fundamentar el ignorante de Durazo, y dejo que se exhibiera el Presidente, al decir que el avalaba su decisión, sin haberse explicado adecuadamente y haciendo que el ridículo que se vivió, fuera mayúsculo.

 

  1. La misión.
    1. En cuestiones policiales la Misión ocupa el tercer lugar, a diferencia de que en cualquier ejercito es de primerísima importancia.

 

  1. No herir ni matar a delincuentes o presuntos delincuentes innecesariamente.
    1. Se refiere a que el policía no es verdugo desde ningún punto de vista, la misión de la policía se circunscribe a dos puntos en cualquier parte.
      1. Hacer cesar el delito y,
      2. Salvaguardar vidas.

 

  1. Preservar el lugar de los hechos.
    1. En esto hay discrepancia en algunos protocolos del Sistema Justicia Penal vigente, pues al haberlos hecho personas inexpertas, o legisladores aprendices, no pudieron ver los cuatro puntos anteriores en el trabajo policial.

 

En fin, que no era difícil fundamentar de manera táctica, y de manera legal lo es aún más fácil, solo un punto, que los ignorantes que están al frente de la Seguridad Pública en la Federación y en nuestro Municipio aprendan y renuncien….

¿O no?

Juzgue Usted.

 

About The Author

Related posts