16-11-2019 10:25:08 PM

La ruta Medina Mora en Puebla

Por Alejandro Mondragón

 

La ruta del dinero de Los Medina Mora pasó por Puebla, mediante la empresa Security Tracking Devices por la venta de equipos y programas de espionaje israelíes, en el sexenio morenovallista.

 

La Unidad de Inteligencia Financiera, a cargo de Santiago Nieto, revisa el lavado de dinero, luego que se confirmó que los hermanos de Medina Mora participan en sociedad con el empresario José Susumo Azano Matsura.

 

Nada escatimó Moreno Valle en la instalación de su sofisticado sistema de espionaje y contraespionaje, que incluyó personal capacitado desertor de las áreas de inteligencia del ejército y gobierno federal.

 

Se afirma que el caso Medina Mora salpica a Puebla, ante los vínculos empresariales que llegan hasta Guadalajara, Jalisco.

 

Fuentes de primer nivel comentaron a Al Portador que la empresa abarcó vigilancia, comando israelí, conversaciones telefónicas, filmaciones, seguimiento vía correo electrónico, mensajes de texto y hasta redes sociales.

 

Buena parte del equipo comenzó a llegar desde la campaña del 2010, pero se amplió entre 2011 y 2012 hasta 2014.

Un personaje encarcelado en Estados Unidos por cargos criminales, fue factor clave en la asesoría del sistema. Su nombre: José Susumo Azano.

 

Este personaje que nació en Jalisco, de padres asiáticos, fue de los principales financieros de la campaña a la gubernatura de Moreno Valle.

 

Quien vinculó al entonces aspirante a gobernador y empresario dueño de la firma Security Tracking Device fue la mismísima Elba Esther Gordillo.

 

La maestra era vecina de Azano en la zona exclusiva de Coronado, Estados Unidos.

 

A la casa de Azano, ubicada en el número 8 de Green Turtle Road, muy cerca de la de Elba Esther, acudían para definir los apoyos al poblano.

 

Pero además, fuentes federales confiaron al reportero que el bunker de Azano, ubicado en Paseo de las Palmas 405, Piso 9, colonia Lomas de Chapultepec, delegación Miguel Hidalgo, código postal 11000, en el Distrito Federal, sirvió para vigilar los movimientos del entonces candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto.

 

Desde ahí se reunían políticos opositores al PRI para espiar y armar campañas negras contra el tricolor, particularmente en redes sociales.

 

El sitio Intelligence and Analysis Group señala que la alianza Elba Esther y Susumo Azano permitió el financiamiento en buena parte de la campaña morenovallista.

 

Las fuentes consultadas afirman que también desde las oficinas marcadas con los números 1101, 1102, 1103 y 1104, en el piso 11 del inmueble ubicado en Avenida Paseo de la Reforma número 2608 de la Colonia Lomas Altas, en la delegación Miguel Hidalgo en México D.F., se operaba parte de la inteligencia morenovallista.

About The Author

Related posts