07-12-2019 08:28:59 AM

Lo que viene

Por Jesús Manuel Hernández

 

Hace una semana Google presentó su informe de escaneo de contraseñas, de 21 millones de usuarios, 316 mil se marcaron como “inseguros”.

Este fin de semana varias dependencias públicas fueron hackeadas y en sus cuentas aparecieron mensajes de odio, amenazas o pretensión de estafas.

La Policía de Londres sufrió un hackeo el sábado; el ayuntamiento de Valencia y otras cuentas oficiales de España, Guatemala, El Salvador y Panamá también se vieron afectadas.

En México la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana alertó de los posibles ataques cibernéticos a través de los hackers, en cuentas oficiales en Jalisco y Quintana Roo.

En Puebla la cuenta de WhatsApp del Secretario de Gobernación, Fernando Manzanilla también sufrió hackeo y o suplantación de identidad.

El asunto se complica y voltea los ojos al escenario poblano debido a la cantidad de datos que en el pasado fueron manejados desde Puebla. En tiempos del morenovallismo cundió el crecimiento de hackers, creadores de bots y trolls empleados para levantar la imagen del entonces gobernador y atacar a sus enemigos. Reconocidos casos se dieron en el proceso electoral de 2018; otros en la sucesión de la dirigencia del PAN nacional y en la designación de su candidato presidencial.

¿Quién tiene la capacidad de hacer hackeo y crear plataformas de contaminación informática en Puebla? Preguntó el reportero a expertos en aquella época, y todos los caminos conducían a personal de Sicom.

Y es que a muchos se les ha olvidado que el “genio” de las redes y el community manager del morenovallismo, destruyó la misión y filosofía de Sicom para convertirla en una entidad de espionaje y guerra de redes sociales.

Una buena lista de personajes que colaboraron en esta estrategia siguen empleados en el sector público, en el ayuntamiento y en el gobierno.

O sea, quizá los hackeados en el caso de Puebla, estén durmiendo con el enemigo.

O por lo menos, así me lo parece.

About The Author

Related posts