Arde la BUAP, #desdeabajo

Por Alejandro Mondragón

 

Solapada por cada gobernante en turno, en aras de la estabilidad política, la BUAP ha permitido chingadera y media a sus rectores.

 

El actual, Alfonso Esparza, además de los turbios manejos de las finanzas universitarias, hostigamiento a académicos y uso de facturas fantasmas, ahora enfrenta el malestar real de los estudiantes.

 

Resulta que el proceso de renovación del Consejo Universitario, que arrancó esta semana con los registros, ya es descaradamente manipulado. Algunos blogs de denuncia han sido hackeados y los jóvenes amenazados.

 

La mayoría de los directores de escuelas y facultades, junto con la Dirección de Administración Escolar ejecutó un férreo control de los kárdex legalizados, requisito indispensable para que los estudiantes puedan presentarse como candidatos a las elecciones internas.

 

La respuesta para todos ha sido una: se cayó el sistema, no habrá kárdex hasta después de los registros. Dígame si no estas autoridades universitarias son una vergüenza.

 

El problema es que otros jóvenes, acompañados de funcionarios de primer nivel de la Rectoría, sí pudieron realizar los registros para participar en los comicios.

Les preocupa la vinculación de los estudiantes con la izquierda en 20 escuelas de la BUAP. A partir de ahí llegaron las amenazas.

 

La operación de rectoría, dicen, busca mantener bastiones priistas en Economía, Derecho, Medicina y Contaduría, pero sobre todo pretende proteger a los funcionarios morenovallistas en diversas facultades.

 

Los jóvenes que no quieren ser sometidos y acuden a la Dirección de Administración Escolar, o la encuentran cerrada o personal de la Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria los intimida. Hubo esta semana conatos de enfrentamiento en el plantel.

 

También se emplea la guerra sucia. Por ejemplo en la Facultad de Economía han circulado videos donde se vincula a los estudiantes con actividades porriles, cuando todo mundo sabe que a los porros los mantiene el rector Alfonso Esparza.

 

Las protestas van en aumento, como ocurrió este lunes en la Facultad de Economía. Ante la falta de respuesta, los alumnos tomaron de facto las instalaciones.

 

Por lo pronto, al puro estilo morenovallista, las páginas de los muchachos en internet han sido hackeadas e infectadas.

 

Así la BUAP en tiempos de Esparza.

 

 

About The Author

Related posts