Barbosa, el más competitivo

Por Valentín Varillas

 

Lo realmente interesante de la encuesta que sobre preferencias electorales realizó el Buró de Estrategias y Análisis del Poder, de Rodolfo Rivera Pacheco, no tiene que ver con el enorme potencial de triunfo que muestra Morena para la extraordinaria de junio próximo -escenario reflejado en otros ejercicios demoscópicos similares-, sino la confirmación de que Luis Miguel Barbosa es el perfil más competitivo para amarrar la gubernatura.

Los careos no dejan lugar a dudas.

Lo anterior demuestra que se han equivocado rotundamente quienes apelaron al supuesto desgaste sufrido en la primera campaña, como pretexto para que Morena llevara otro abanderado a la contienda poblana.

No hay tal desgaste, al contrario.

Los números -fríos siempre- reflejan que, más allá de grillas, dimes y diretes, en la opinión de la mayoría de los votantes potenciales, el ex senador sigue siendo la mejor opción para inaugurar en Puebla un régimen distinto al morenovallismo.

La encuesta nos muestra también, que la consigna mediática en su contra, ensayada con saña en la coyuntura de la primera elección y financiada desde lo más alto del poder político, fracasó rotundamente

A pesar de ella, el morenista le ganaría por 3 a 1 al candidato más competitivo de Acción Nacional.

Hoy, caprichos de la política, esa guerra mediática representa en los hechos un poderoso y valioso blindaje para esta nueva elección.

¿Qué más van a decir?

¿Qué otra cosa podrán inventar?

Los operadores de semejante consigna se vaciaron y hoy ya no tienen ni los “misiles”, ni el financiamiento, ni la protección de quien en su momento los patrocinó.

También han fracasado quienes, desde dentro, han apelado a su estado de salud como argumento para no llevarlo de candidato.

Los números nos muestran con toda contundencia que, quienes van a votar por Morena no ven un candidato enfermo, mermado en su condición física y por lo tanto incapaz de lidiar con las exigencias de otra campaña estatal y de cinco años y medio de gobierno.

Al contrario.

Esa es la opinión que importa, la de los electores, quienes van a definir con su voto al ganador de la contienda.

No la de aquellos que por mezquindad o interés político hacen juicios de valor sin argumentos.

Barbosa supo darle forma en su momento a una propuesta de enfrentar con todo y sin miedo al morenovallismo, la cual sigue permeando entre los poblanos.

Lo vieron como el único capaz de derrotar al grupo político del ex gobernador y es evidente que así lo siguen considerando en la actualidad.

A pesar de ser víctima de una evidente elección de estado, se mantuvo en niveles de altísima competitividad electoral, lo que le permitió llevar el proceso a tribunales.

Hoy, mientras el capital político del PAN, partido que supuestamente obtuvo 38% de la votación estatal el 1 de julio pasado, se desmorona estrepitosamente, el de Morena y Barbosa crecen y han llegado a más del 47%.

En este contexto, el verdadero reto para Morena será mantener la unidad, evitar fracturas y cerrar filas con quien al final se lleve la nominación.

El partido ha confirmado que el 3 de marzo próximo aplicará una encuesta estatal cómo método para la selección del candidato.

Encuesta que, si hay congruencia, deberá de arrojar resultados muy similares a los publicados ayer por el BEAP.

 

About The Author

Related posts