30-11-2021 12:48:16 PM

Moreno Valle va por 8 estados

Por Alejandro Mondragón

El morenovallismo libra otra batalla para arrebatar la bandera partidista con candidatos a gobernador en 8 de los 12 estados donde habrá elecciones, para que éstos se sumen a su proyecto presidencial.

Tampoco jugará en la totalidad de las entidades donde habrá comicios, pero sí en aquellas que ofrezcan oportunidad de triunfo, sin importar el color del partido.

Como en Colima, donde respaldó al abanderado de Movimiento Ciudadano, Leoncio Morán, a través de su operadora Gabriela Benavides, alcaldesa de Manzanillo.

En Puebla, la apuesta es Antonio Gali, a quien ya cobijaron con un equipo de operadores en los distritos, donde figuran morenovallistas puros, ajenos a la filosofía del PAN. Por ejemplo, los panalistas Víctor Hugo Islas, Enoé González, Susana Riestra, el perredista Antonio Gali López y priistas como Fernando Morales Martínez.

En Zacatecas, se trabajan con recursos económicos y estructura las aspiraciones de Rafael Flores Mendoza, exparticular de Luis Maldonado Venegas desde los tiempos de éste último por Gobernación en el sexenio de Ernesto Zedillo y luego en su paso por la diputación de Convergencia.

RMVLos perredistas zacatecanos acusan a Moreno Valle de meter mano en el PRD cuando ni militante es y a través del exdiputado Luis Cházaro, enviar dinero a favor de Flores Mendoza.

También aparece en la lista Tlaxcala, después de ser una de las causas de la ruptura de la alianza PAN y PRD. El morenovallismo va abiertamente con Lorena Cuéllar, la senadora del sol azteca que ya hasta anda preguntando la marca de helicóptero que usa el góber poblano. Aquí también se trata de boicotear a Adriana Dávila, la panista.

En Oaxaca se abrió una opción con la figura de Diódoro Carrasco, el secretario general de Gobierno de Puebla, quien vendió como su carta a José Antonio Estefan, primo del priista Jorge Estefan Chidiac, cercano a Blanca Alcalá y concuño de Tony Gali.

El pleito entre Gabino Cué y el senador Benjamín Robles ha sido capitalizado para empujar a un expriista, faltaba más.

Tamaulipas es otra plaza de interés del morenovallismo. Con Francisco Javier García Cabeza de Vaca existe amistad con Moreno Valle, quien por dinero y estructura no tiene de qué preocuparse.

Quintana Roo brinda con Carlos Joaquín una opción real de triunfo que no se tenía en el sur del país. Es respaldado por el grupo morenovallista y empujado desde el PRD y el PAN como la posibilidad de sumar una gubernatura más a la causa.

¿Y Veracruz?

Está claro que el poblano respalda a Yunes, pero quizá pocos saben que en realidad trae acuerdos con el senador del PRI, Héctor Yunes Landa.

Miguel Ángel traicionó a Elba Esther Gordillo y se volvió su principal detractor, amén de que en CEN del PAN juega las contra a Moreno Valle.

En el Puerto han sido vistos y fotografiados en encuentros privados, muy sonrientes, tanto el senador priista Yunes como el gobernador poblano, Moreno Valle.

En términos prácticos, el mandatario está más cerca de Javier Duarte que del PAN y PRD con Yunes.

En Durango, es más que cercana la relación de Moreno Valle con el candidato de la alianza PAN y PRD, José Rosas Aispuro, a quien le tuvo la deferencia de acompañarlo a su último informe como senador. El góber dice del abanderado: “De los que sabe cumplir y respetar acuerdos”.

Si usted suma son 8 estados con posibilidades reales de ganar, donde el morenovallismo apuesta sin importar si vienen del PAN, PRD, PRI, Movimiento Ciudadano o hasta independientes.

En los otros cuatro estados tiene también su juego. Mantenerse al margen para evitar pleitos ajenos es una forma de pactar.

En Aguascalientes perdió con su carta José Antonio Martín del Campo, quien declinó su posición a favor del senador Martín Orozco Sandoval.

En Sinaloa, no supo cómo meterse ante las frivolidades de Malova y en Chihuahua (Madero) e Hidalgo (Osorio Chong) optó por quedarse al margen.

El tema es avanzar en posiciones. Abrir el país a otras opciones para la decisión de seguir o no por la presidencia del 2018.

Aquí ya no se habla del PAN, PRD, Movimiento Ciudadano, Panal o PRI, se trata del morenovallismo y lo construido en cinco años.

Operadores empacan ya para irse a otros estados, mientras en Puebla sigue en marcha La Elección de Estado.

Es ganar prestigio y aliados en estados, a costa del peñismo y aprovechar la inercia para descarrilar a Beltrones, ¿por qué no?

El morenovallismo, como la humedad.

abajomondras

About The Author

Related posts