28-10-2021 06:56:53 AM

En 2014 se profundizó la división autoridad-ciudadanos

gente08

Durante 2014, la relación entre las autoridades del estado de Puebla y los ciudadanos tuvo momentos conflictivos, lo cual derivó en que en la actualidad el tema de los derechos humanos requiera mayor atención en la entidad, concluyó el Colectivo de Análisis de Seguridad con Democracia dentro del Atlas de Seguridad y Violencia en las Zonas Metropolitanas de Puebla y Tehuacán presentado este jueves.

gente08En el documento se indica de manera puntual que el tema de los derechos humanos “es una cara de la violencia que también termina por condicionar el perfil de una entidad y sus municipios”.

Además se señala que la situación registrada en materia de seguridad pública durante el año pasado ocasionará un incremento en el número de quejas y recomendaciones en materia de derechos humanos.

Lo anterior ya que entre 2008 y 2013 se presentaron en promedio entre mil 300 y mil 600 quejas anuales ante la Comisión de Derechos Humanos del estado, aunque durante el mismo período el númer de recomendaciones hacia las dependencias y organismos de gobierno se redujeron.

“Después de cinco años consecutivos donde se presentaron el mismo número de quejas (70), después se redujeron paulatinamente hasta llegar a las 24 en 2012 y 36 en 2013”, se puntualiza en el documento, aunque también se señala que hasta el momento no se tienen disponibles las cifras de la CDH correspondientes a 2014.

En el estudio además se indica además que 2011 fue el año con mayor incidencia delictiva en el estado de Puebla en lo que va del presente sexenio, siendo delitos de especial interés la extorsión y el secuestro, los cuales se incrementaron de manera exponencial.

En el caso particular de la extorsión se resalta que por un período de 12 años no se tuvieron denuncias al respecto, hasta 2011 cuando se dieron tres denuncias y para 2012 454.

A manera de conclusión, en el informe se indica que aunque Puebla parece no tener condiciones de violencia como otros estados del país, eso no representa que no haya fenómenos de violencia en el estado.

“Todo lo contrario, los hay y parecen anclados a temas puntuales. Sobre esos hay que poner atención porque, ya sea violencia delictiva, por parte de las autoridades o asociados a fenómenos de marginación, es una posibilidad real que se conecten y detonen en dinámicas con violencia asociada todavía más profundas y complejas”, se señala en el documento.

About The Author

Related posts