20-01-2022 04:27:49 AM

La creatividad en los tiempos de Moreno Valle

elmapache

Ya sea por la fotomulta, por la verificación, por el alcoholímetro o el reemplacamiento, el poblano pronto econtró la forma de ponerle un alto a tanto abuso y encararlos de una forma ingeniosa y creativa.

En redes sociales, los poblanos se han organizado en grupos y foros de ayuda mutua en donde lo mismo dan el pitazo sobre la ubicación de los retenes policiacos, que avisan sobre la colocación de nuevas cámaras de fotomulta, o el depliegue de los operativos para el alcoholímetro.

Pero además también promueven la venta de artilugios para engañar al radar de las fotomultas, organizan reuniones para idear nuevos esquemas de protesta a lo que ellos llaman “las arbitrariedades del gobernador Rafael Moreno Valle”.

Mucho se podría pensar acerca de la existencia de estos grupos y sus motivos.

Hay quienes sueltan la versión “oficialista” de que fomentan el anarquismo y la desobediencia civil, pues promueven el violentar las leyes y reglamentos que rigen la entidad.

Otros, los más, aseguran que es la única forma en que los ciudadanos pueden protestar y oponerse a las ilegalidades promovidas por el propio gobernador.

Lo cierto es que la conformación de estos grupos variopintos, sin filiaciones políticas, sin otros intereses, son una nueva forma de “abrir los ojos”, parafraseando al propio Moreno Valle, para darse cuenta de que todo lo que hace 4 años se vendió resultó ser una farsa y que Puebla vive una de sus peores épocas.

Es demostrar que poco a poco el miedo que el gobierno pretender influir se ha quedado atrás para convertirse en el ánimo de aquellos que quieren hacer oir y valer su voz.

PETULANCIA EN EL ÁREA DE MONITOREO

En el área de monitoreo y síntesis del gobierno del estado hay una creciente ola de protestas en contra de la “jefa” (como le gusta que le llamen), Libia Carrillo, por las formas poco decentes con las que trata a su personal.

Jóvenes que se emplean como monitoristas tienen que hacerla de la mandaderos, recaderos y hasta meseros para que le sirvan el café a ella, quien tras trabajar desde hace tiempo con la burbuja morenovallista (desde los tiempo de don Melquiades) y con Luis Maldonado en la SEP, ha adoptado las poses y mañas de aquellos, en el sueño guajiro de que podría alcanzar el status social que tienen sus patrones.

La aspiración de todo aquel que está omnibulado por los morenovallistas, aunque en su vida se queden en la medianía.

La última de Libia Carrillo fue despedir a una joven por el simple hecho de estar embarazada, porque no podría cumplir con el enorme trabajo que tienen diariamente ahí.

Para Libia Carillo, no hay permisos, ni descansos ni horas de comida para “su gente” , pues como ella dice: “Tenemos estar al pie del cañón para lo que al gobernador se le pueda ofrecer”.

FB_FOTOMULTA

FB_RETENES_1

FB_RETENES_2

mapache

About The Author

Related posts