28-10-2021 10:19:13 AM

Cuatro años de desencuentros

balance12

Al concluir el segundo tercio del actual gobierno local, prevalece la inconformidad de una buena parte de la sociedad. En parte por obras inconclusas o por obras que no se justificaban y que, por consiguiente, no resuelven problema de vialidad, de seguridad o de recreación.

Seguramente el próximo jueves, cuando se realice el evento protocolario del Cuarto Informe de Gobierno de Rafael Moreno Valle, los poblanos escucharemos alguna referencia a modo sobre las manifestaciones sociales y la justificación del gobierno para aplicar ciertas medidas o aplicar ciertas leyes.

Pero, seguramente no escucharemos nada sobre la muerte del niño José Luis Tehuatlie Tamayo (provocada por los proyectiles que lanzaron los policías estatales en junio pasado), y mucho menos Moreno Valle se disculpará públicamente por el hecho ni siquiera dará el pésame a la madre del menor. Si no lo hizo en su momento mucho menos lo hará seis meses después.

Definitivamente, 2014 ha sido el peor año de esta administración, con la muerte de José Luis Tehuatlie Tamayo, con la represión de manifestaciones, con el encarcelamiento de varios dirigentes sociales y hasta de presidentes auxiliares.

Es posible que sí escuchemos la justificación para recortar, una vez más, el gasto público, mediante la fusión de dependencias estatales, sopretexto de la caída del precio del petróleo y, en consecuencia, de las participaciones federales.

Pero no escucharemos que la administración estatal tiene comprometido gran parte del presupuesto en el pago de las millonarias obras realizadas bajo el esquema de los PPS (participación privada); compromisos que debe cumplir, aunque cientos o decenas se vayan a la calle, y se siga beneficiando a empresas foráneas.

No importa que “no haya pedido un peso prestado”,si los ingresos del estado de Puebla ya están comprometido con antelación. Baste hacer cuentas con lo que cada año se tiene que erogar para pagar el CRIT, el CIS, las carreteras o Centro de Salud construidos con el esquema de PPS.

También está la imposición de políticas y medidas que socavan a la sociedad.

Aunque económicamente 2013 fue malo para Puebla, porque fue un año de recesión que olímpicamente obvió el gobernador en su informe en enero de 2014; las condiciones económicas durante el año pasado apenas si permitieron un ligero respiro para los poblanos.

Los avances socioeconómicos podrán comprobarse en este año, cuando el Coneval dé a conocer la evaluación de todos y cada uno de los estados. Donde más se nota el atraso en Puebla es en materia de salud, vivienda, educación.

Según la información del gobierno estatal (vía publicidad, comunicados o el mismo discurso del mandatario local) hay mayor inversión en los tres sectores mencionados y, por lo tanto, mayor número de poblanos beneficiados.

Si bien es cierto que en unos cuantos meses (48 que lleva este gobierno) es difícil revertir décadas o siglos de marginación, lo cierto es que poco se ha avanzado para combatir la pobreza en la que viven millones de poblanos.

Y es que de una población superior a los 6 millones de habitantes, por lo menos en la capital poblana casi 800 mil personas viven en la pobreza (si se toma en cuenta que la ciudad tiene poco menos de 2 millones de habitantes); y poco más de dos millones se ubican en los 216 municipios restantes.

Incluso hay varios municipios catalogados en alta marginación, es decir, donde no hay servicios de agua potable, no escuelas, el analfabetismo es elevado, no hay empleo, las viviendas son de baja calidad (su piso es de tierra, sin servicios básicos) y la mortalidad de niños y mujeres también es elevada.

De ahí que Puebla se ubique como el tercer estado del país con el mayor nivel de pobreza.

En materia política y social no han sido pocos los desencuentros con el gobierno en funciones, tal como menciono en un principio, hay varios casos sin resolver y sin que los ciudadanos tengan una clara respuesta por parte del gobierno.

El Poder Legislativo ha dado muestra de su obediencia ciega ante las disposiciones del Ejecutivo; varias legislaciones han pasado fasttrack¸ con otras ha simulado la discusión pero de igual forma las ha aprobado. Incluso los diputados le han encontrado a varias leyes “la cuadratura al círculo” (dijera el finando diputado Luis. M Farías) para poder aprobarlas y que entren en vigor pese a la inconformidad ciudadana, tal es el caso de la Ley de expropiación.

Y ni se diga la obediencia que siguen otros poderes u organismos, como el Judicial o la CAIP, sólo por poner un ejemplo.

Lo cierto es que Moreno Valle tiene la mira puesta en la presidencia de la República, ese ha sido su objetivo desde hace años, y definió una vez lograda la gubernatura de Puebla.

Sus discursos, sus eventos y hasta la publicidad de este Cuarto Informe están orientados a lograr la candidatura para la Presidencia.

Para los poblanos estos cuatro años han sido de desencuentros con sus gobernantes, mientras los siguientes dos años pueden ser bajo el mismo tenor, con el extra de una encarnizada pugna por colocar a su sucesor para “la minigubernatura”, de 1 año 8 meses, y para definir desde ahora a quien gobernará el estado de Puebla a partir de 2018.

balancefinanciero

About The Author

Related posts