28-10-2021 10:06:24 AM

Desindexan salario para impulsar el consumo

balance99

A lo largo del año, el gobierno siempre argumentó que la lenta recuperación económica del país obedecía a factores externos, sobre todo porque no terminaba de reaccionar Estados Unidos, y no tomo ninguna medida para impulsar el mercado interno que está seriamente contraído.

A casi poco más de dos semanas para que concluya el año, se prevé que la economía podría crecer alrededor de 2.1 por ciento; y los analistas y el gobierno esperan que no se descomponga más el panorama internacional, porque ello impactará más las condiciones de México.

Mientras continúe la guerra petrolera entre Medio Oriente y Estados Unidos, el panorama no resulta muy alentador para México en cuanto a inversiones en el sector energético.

Pues a pesar de la reforma energética, los inversionistas preferirán esperar a que mejoren las condiciones antes de arriesgar su capital en un ambiente que no les redituará los altos beneficios que desean.

A nivel interno, la presión social ha crecido por el desempleo, por la baja calidad del poco empleo que hay y, en consecuencia, por la pérdida de poder adquisitivo de la población.

Y es en este punto donde tiene parte importante la medida de desindexar el salario mínimo. El argumento para aplicar dicha medida es mejorar el poder de compra, y al mismo tiempo para que precios y tarifas tengan un nivel más realista, esto último beneficiará a toda la estructura del gobierno (en sus tres niveles: federal, estatal y municipal) porque estará en libertad de fijar cada año el monto y con ello elevar sus ingresos.

Todo hace suponer que este miércoles en el pleno de la Cámara de Diputados se aprobará la reforma constitucional de los artículos 26 apartado B; 41 base II inciso a), y el  artículo 123.

Así se podría aprobar que el salario mínimo sea uno sólo a nivel nacional y fijarse en unos 82.60 pesos, es decir un aumento de  22.75 por ciento respecto al vigente en la zona A que es de 67.29 pesos.

Inicialmente para quienes perciben el mínimo resultará positivo, aunque para algunos empresarios (pequeños y medianos) podría ser el pretexto, una vez más, para ajustar personal ante la fuerte erogación que les representaría aplicar un aumento salarial inmediato a quienes tengan contratados con dicha base salarial.

Por supuesto esto se complementaría por aquellos trabajadores que están bajo contrato, pues sus revisiones, por lo general, son iguales o ligeramente superiores a la inflación.

Así que el gobierno federal opta por desindexar el salario como una medida inmediata para reactivar el mercado interno. A mayor ingreso mayores posibilidades de fomentar el consumo en todo tipo de servicios y productos, los básicos y los duraderos.

Ahora todo dependerá que no se dé una escalada de precios, que no se tome como pretexto el incremento salarial ni la depreciación del peso frente al dólar para elevar el costo de los productos, y que realmente pueda darse una mejora en el poder de compra de la población.

Esto no será definitivo para el mercado interno, se requiere de una estrategia integral para que realmente mejoren las condiciones socioeconómicas en el país, con mayores inversiones en montos y diversificadas, más y mejor empleo.

Habrá que espera a ver cómo reacciona el mercado en general (empresarios, comerciales) para enfrentar esta nueva disposición sobre los salarios mínimos, y que los tres niveles de gobierno no se excedan en fijar el monto de multas y tarifas una vez que ya no estarán sujetas al salario mínimo.

El inicio del próximo año podría ser un tanto difícil, pero con la esperanza que mejoren las condiciones a partir del segundo trimestre.

Esta columna aparecerá hasta el próximo 5 enero.

balancefinanciero

About The Author

Related posts