27-02-2021 06:22:06 PM

Entendiendo a los poblanos

1.- Aarón Merino Fernández es el gobernador del estado. Entre sus obras públicas cumbres, despojadas de cualquier sospecha de corrupción por sobre precio, o mala calidad de ellas, van a hacer el Boulevard Hermanos Serdán, y el Héroes 5 de Mayo. Estas arterias idénticas a como las creó, implosionarán el mercado inmobiliario de tal forma, que diez años después terrenos  propiedad de ejidatarios o particulares  eran parte de la economía abierta local, lo que a su vez aceleró el proceso de capitalización social.

2.- Sánchez Andraca cuenta que ante los reporteros de la fuente debidamente invitados y atendidos personalmente por el gobernador, Merino Fernández le dice al ingeniero civil, por cierto militar: “Ingeniero, este puente es antiguo, tiene más de cien años y debe reconstruirse inmediatamente.   Contesta el ingeniero: no señor, no, el puente  va a quitarse totalmente, pues estorba la circulación en esta vía.

Elevando la voz el ejecutivo estatal responde: si señor, el gobernador soy yo, no usted, el puente es histórico aunque se encuentre casi destruido por la incuria de los vecinos, pero nadie borrará lo construido en el pasado con tanto esfuerzo.   Aténgase a mis órdenes, o cambiaré secretario de obras públicas inmediatamente.

El Puente de Ovando, que servía para que los indios ingresaran al centro, retornando a sus barrios de indios al oscurecer, después de sus jornadas serviles ante los españoles, existe por la forma de ser de un gobernador.

3.-Después de lo de Nava Castillo, de lo de Bautista O Farrill, de lo del Doctor  Moreno Valle; la prensa escrita del DF escandalizó a todo México con nuestros conflictos: pueblo vs gobierno.     Puebla la Grande quedó disminuida en fama pública nacional e internacional.

Tanto nos afectó, que los capitalistas regiomontanos audaces como empresarios que son (no patrones), se echaron para atrás en la siembra de un millón de hectáreas de agave mezcalorhum, algunas explotaciones de hierro por Jolalpa, otras de barita densidad 4.26 por Tehuitzingo, algo de talco amarillo o  blanco en la región de Piaxtla-Chinantla, mas una cría de ganado mular por donde los alemanes filmaron el documental más bello del mundo pasado y actual llamado: La Danza de las Mariposas. Danza ahora extinguida como tantas otras gracias a la incultura de los gobiernos locales.

Internacionalmente la UAP era el think tank de Centro, parte de Sudamérica, mas la Madre y Maestra de todos los estados centrales, suresteños y sureños mexicanos.

Gracias a los pleitos defensivos de los ciudadanos contra sus gobiernos estatales,  adobados algunos con rencillas partidarias centrales (DF), padres con madres prefirieron mandar a sus hijos a otros mundos para no contaminarlos en lo que consideraban pre-revoluciones mexicanas.

4.-Pero que llega Toxqui como gobernador: Doctor familiar; con varios hijos; brillante orador; “Maestro”, no enseñante, no profesor, universitario; hombre de cultura sólida; de apariencia común; el cual gozaba de la música romántica popular, de la declamación juvenil (Elmo Olavarría Vargas);  Toxqui era amante orgulloso de su poblanidad.

Tanta, como para caminar en solitario por el centro histórico, a veces admitiendo al Secretario de Gobernación federal como acompañante: el celebérrimo profesor de aldea Olivares Santana, saludando los dos a manos abiertas a cualquiera que se les acercaba y eran muchos. Cerraba su tareas diarias comprando el pan caliente para la casa, en la Flor de Puebla como lo hizo décadas antes. Y aunque no todos gozamos (yo entre ellos), de su amistad, vimos un ejemplo del ¿cómo hacer administración? andando por la calle. Los amigos de varias mesas le llamamos Alfredo El Pacificador.

Algún dían “some day “, Puebla la Grande, continuará su marcha.

Lo de ahora, no es más que un alto en el camino, donde los pueblos descubrieron que no tenemos elites de ninguna especie capitalista, política, religiosa, cultural, intelectual, pero si creadores de opinión pública.

Algo es algo dijo el Diablo y se llevó (a quién Ud. opine).

NUESTRA CASA.- Sentir la magia de caminar sin nadie que lo atropelle es casi sensual.

About The Author

Related posts