22-09-2021 01:27:46 PM

En retroceso el consumo

balance11

Si el panorama no mejora, se teme que en el tercer trimestre nuevamente el gobierno federal y el banco central revisen a la baja su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana.

Y es que la semana pasada el Banco de México de forma sorpresiva recortó en medio punto a la tasa de interés, de 3.5 la fijó en 3.0 por ciento, lo que refleja que el crecimiento económico es más moderado de lo esperado durante el segundo trimestre del año, y a que la inflación podría repuntar en los próximos meses.

El consumo interno no responde, tal como lo reflejan los datos de la ANTAD cuyas ventas en mayo cayeron 0.2 por ciento.

También son bajas las ventas de vehículos en territorio nacional, pues en lo que va del año han caído 0.5 por ciento, la primera desde 2009 cuando estaba la crisis mundial., según indicó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Las ventas de autos en México en estos momentos son similares a las de 2004, es decir se retrocedió diez años.

No hay incentivo para el consumo; en general hay desconfianza de la población para adquirir bienes.

El consumo que se realiza es vía tarjetas de crédito y la burbuja de la deuda de particulares crece poco a poco. Es un consumo que beneficia directamente a las instituciones bancarias que registran un flujo constante de efectivo, al tiempo que aplican elevadas tasas por el manejo del plástico, aunado al pago de impuestos que deben cubrir lo usuarios de las tarjetas.

Los bancos no mueven ni un ápice las tasas de interés.

Pero tampoco hay respaldo para el ahorro de los mexicanos. Las tasas que pagan los bancos por el ahorro resultan negativas frente a la inflación que está por arriba del tres por ciento; y además a los cuentahabientes se les aplica el pago de impuestos por el manejo de cuentas.

Así que prácticamente los mexicanos “pagan para ahorrar”.

En tanto, el discurso de los funcionarios se mantiene optimista, de que ya mejoran las condiciones, que la economía sí crecerá a 2.8 por ciento.

Lo cual no coincide con la estimación del Banco Mundial que este martes redujo su proyección sobre la economía mexicana al pasar de 3.0 a 2.3 por ciento.

La esperanza de los sectores productivos está puesta en la segunda parte de este año, que empiece a darse ahora sí un sólido crecimiento, de lo contrario este sexenio será el más crítico económicamente hablando.

Gasto exorbitante

Ante la falta de transparencia gubernamental no queda más que plantear dudas razonables (¿?) sobre el elevado costo que representará el Museo Internacional Barroco (MIB), que pretende construir el gobierno estatal.

Según se ha indicado el MIB costará 1 mil 400 millones de pesos (mdp), aparte el pago del proyecto ejecutivo que es de 17 mdp. Se supone que se levantará en un área de 18 mil m2, y otros 7 mil m2 para servicios externos.

Si la inversión de 1,400 mdp la convertimos a euros resultan 79 millones 877 mil 972€

La duda surge porque el MIB costará casi el doble que el Museo Soumaya (inaugurado en 2011), en el que se invirtieron 47 md€ (828 millones 413 mil 721 pesos, al tipo de cambio actual).

Incluso, sumando de forma arbitraria y poco aceptable la inflación acumulada de 2011 a 2013 de 12%, el Soumaya costaría 927 millones 823 mil 367 pesos.

Es decir, actualmente el Soumaya representaría una inversión de 472 millones 176 mil 633 pesos menos que el MIB.

Y eso si consideramos que dicho museo, ubicado en el Distrito Federal, está construido con alta tecnología, para el que se desarrolló un software especial que permitiera a los ingenieros calcular con precisión cómo instalarían cada uno de los paneles de aluminio que visten el edificio, el cual ocupa un área de 17 mil m3, con una altura de 46 metros, en total son seis plantas.

La tecnología, el diseño (que permite el ahorro de energía) y por su distribución, el Museo Soumaya ha sido equiparado con el Guggenheim, de Bilbao, España.

Más allá de si se está a favor o no del MIB, es la falta de transparencia gubernamental la que hace dudar del costo real de la obra.

¿O dicho monto incluye alguna comisión a pagar a quienes asignaron la obra, y a las empresas constructoras?

balancefinanciero

About The Author

Related posts