18-09-2021 02:16:18 PM

La realidad socieconómica y los números fríos

balance21

Lo deseable es que al final efectivamente esa realidad se modifique y no sólo sea un espejo de números.

Es cierto que los índices que semanal, mensual o anualmente se manejan son la herramienta para darse idea de cómo avanza o retrocede el estado o el país. Cómo anda en educación, en salud, en ingreso, en empleo. A partir de ahí, se supone, los gobiernos deben tomar decisiones para mejorar las condiciones en que viven los habitantes.

Entre los dos primeros años de gobierno en Puebla de Moreno Valle se dieron a conocer los resultados de Coneval, a nivel nacional y por estados, sobre el avance o disminución de la pobreza. Los resultados del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) contrastaban con lo que en sus informes había señalado el mandatario poblano.

Finalmente, la administración estatal concluyó que debía trabajar sobre las mismas variables que manejaba el Coneval para que efectivamente se vean reflejados los avances en el desarrollo socioeconómico de los poblanos.

La política social del gobierno fue modificada, la metodología también, por consiguiente se trabaja en las variables que mide el Coneval, tales como ingreso, alimentación, salud, educación, seguridad social, calidad de la vivienda y servicios básicos en la vivienda.

Al tiempo que iniciativa federal se elaboró Índice de Desarrollo Humano Municipal en México: nueva metodología, y con base en la evaluación del Coneval hecha entre 2012 y 2014 con información del Censo 2010 se concluyó que Puebla en 2010 estaba en quinto lugar como el estado con más carencias por persona y en 2012 pasó al octavo como el estado con menos carencias promedio por persona. Es decir si las personas tenían 2.84 de carencias se disminuyó a 2.60.

Será en la próxima medición que haga el Conveal sobre la pobreza en todos los estados y municipios del país cuando se vea si funcionó o no la política del actual gobierno estatal; si hay o no avance socioeconómico de Puebla.

En suma, si finalmente hay una notoria diferencia entre el anterior gobierno marinista, aspecto que es casi la obsesión del actual morenovallista: marcar la diferencia entre ambas administraciones.

La condición de pobreza de Puebla no es de una sola administración, lamentablemente es desde hace décadas o siglos. Desde la Independencia, Puebla ha sido un estado con alta marginación; con retraso educativo, con miles de analfabetas, baja calidad de vivienda, poca cobertura de servicios básicos y desempleo. El mayor desarrollo y crecimiento se ha dado en la capital del estado y recientemente en algunos municipios conurbados.

Los gobiernos anteriores, algunos más otros menos, fueron responsables de ese atraso socioeconómico.

En su momento, en este espacio señalamos que ojalá la oferta de la nueva administración pasara del papel a los hechos.

Ante la realidad poblana es deseable que se haga la diferencia; pero que no sólo sea con la frialdad de los números, que no sea sólo por obsesión. Sino que efectivamente los poblanos lo sientan en su bolsillo, que lo vean en sus casas, en suma que vivan ese avance y no lo vean a través de un espejo de números.

balancefinanciero

About The Author

Related posts