28-10-2021 06:57:34 AM

¿El fin? ¡no! El inicio…

alpie10

Más bien como el mejor inicio de un prometedor… negocio.

Hagamos historia. No es la primera vez que López Obrador se distancia y hasta se separa del PRD, partido que lo acogió desde 1989, luego de sus rompimientos con el PRI en Tabasco (partido del que fue su líder y promotor en las zonas rurales de aquel Estado). Recordemos que el tabasqueño ha venido haciendo amagos de separarse del PRD desde tiempos de Cuauhtémoc Cárdenas, con quien jamás se entendió. Posteriormente, cada vez que ese partido proponía cosas que no le parecían al originario de Macuspana, siempre también amenazaba con retirarse.

Los forcejeos definitivos se dieron justamente cuando buscaba la candidatura presidencial en 2011. Convocó por su parte a su Movimiento de Regeneración Nacional –el mentado MORENA- y daba a entender que si él no era el abanderado, se registraría por su propio movimiento, utilizando las siglas del PT y de Movimiento Ciudadano, partiditos que siempre le han seguido el juego… hasta hoy (más adelante un comentario al respecto, en la Nota al Pie).

Y es que López Obrador siempre se ha sentido incómodo en un partido –o partidos- en el que él no sea –literalmente- el dueño. Lo dijo en alguna ocasión en estos años de fricciones con el PRD: “El movimiento soy YO”, haciendo frente a las críticas de perredistas inteligentes como Carlos Navarrete que siempre le han espetado su notorio protagonismo mesiánico.

Así que no podíamos esperar otra cosa. Lo dijimos aquí mismo desde hace meses. Tarde o temprano, López Obrador se separaría del PRD para fundar su propio Partido, usando la estructura que ha venido forjando desde 2006. En cientos y cientos de Municipios donde llegaba a lanzar arengas (a veces a unas cuantas decenas de personas, lo he visto con mis propios ojos, por coincidir casualmente donde andamos haciendo encuestas en varios Estados del país), siempre se aseguraba de afiliarlos a un supuesto movimiento, con credencial y todo. Así que los miembros, representantes y hasta actas firmadas ya las tiene.

Y muchos se preguntan ¿por qué separarse del PRD y de los otros partiditos comparsa de izquierda? ¿Porque es momento de encabezar un movimiento nacional de defensa moral de la democracia? ¿Porque es hora de continuar la lucha contra los malvados? ¿Porque el triunfo de la reacción es moralmente imposible…?

No. Los motivos son mucho más pedestres.

Con todo y lo que sus fieles en las redes sociales piensen lo contrario, creyendo el romántico discurso de las luchas contra molinos de viento.

El real y verdadero motivo de la separación de López Obrador del PRD y otros partidos, es que a partir de que le autoricen su organización política (el mismo perverso IFE que está lleno de malévolos Consejeros, farsantes que no reconocieron su victoria, por cierto), ahora él será el único dueño… de su presupuesto. Y claro, de la candidatura presidencial en 2018, 2024, 2030 y hasta donde se le ocurra.

Lo que pocos saben es que a mediados del año entrante, se dará seguimiento en el IFE a las solicitudes para conformar nuevos partidos políticos nacionales. Habrá que pasar varios filtros (que es donde muchos se quedan), pero sobre todo la membresía y las Asambleas Constitutivas. Pero reitero, todo eso AMLO ya lo tiene. Solo tendrá que cumplir con los requisitos ante esa porquería llamada IFE, para que a partir de finales de 2013… comience a recibir varias decenas de millones de pesos para el “funcionamiento” del partidito y, desde luego, en temporada electoral, varios cientos de millones.

¿Negocio redondo no?

¿Para qué estar atado a las dádivas del Gobierno del D.F. (que por cierto ya no le dará ni un clavo, pues Mancera quiere hacer su propio cochinito… más lo que le tiene que dar a Ebrard) o a las limosnas de algunos Gobernadores, que tampoco ya le querrán dar mucho?

Mejor ser dueño de la lana y candidato eterno que maneje campañas, estructuras, aspirantes y una ideología basada en “la defensa moral de la democracia”… y el presupuesto del partido.

Esta telenovela ya sabemos su desarrollo y sus finales… temporales, claro: En las próximas “Asambleas” de MORENA en todo el país, se suplicará al tabasqueño que funde un nuevo partido, ante lo cual él obedecerá el insistente mandato de sus huestes. Luego solicitarán al IFE su registro, éste por supuesto lo llevará a cabo (ante la amenaza de que los insulte de perseguidores de un símbolo de la democracia) y en unos mesecitos… a recibir decenas y decenas de millones de pesos, que serán sabiamente administrados por el mártir de la República.

Y por supuesto, en 2018, veremos nuevamente en las boletas a Andrés Manuel López Obrador. Y si pierde de nuevo, en 2024. Y así, per secula seculorum.

Y vaya, el partidito claro que obtendrá el registro. Eso es tan fácil como habérselo dado a “Compromisito por Puebla”, por otros convencidos demócratas como son los Consejeros del Instituto Electoral en Puebla.

¡Plop!

LA NOTA AL PIE…

Por cierto, tanto PT como Movimiento Ciudadano ya no seguirán en esta ocasión al Peje tabasqueño. Ahora sus líderes ya andan medio ocupados recibiendo llamadas de Videgaray y compañía para negociar votaciones en el Congreso (Diputados y Senadores) y… alguno que otro negocito a cambio. Los peñistas, desde luego, sí saben para lo que sirve el presupuesto y los Diputados de oposición. Como en algún Estado del que no puedo recordar el nombre.

Re ¡Plop!

twitter: @rodolforiverap

jriverp@yahoo.com

www.beap.com.mx

About The Author

Related posts