29-05-2022 07:37:23 AM

Promete Rivera una nueva Puebla “con la ayuda de Dios”

puntos16

La unción del nuevo Tlatoani se hizo realidad, y Eduardo Rivera Pérez es ya el nuevo presidente municipal de Puebla, con ello se marca la llegada de los panistas de cepa al poder, los mismos de alto fervor religioso y pasión desmesurada hacia el concepto de familia. El hoy edil prometió un sinnúmero de obras para el trienio, al destacar que el éxito de su administración dependerá en gran medida del apoyo del gobernador, Rafael Moreno Valle, quien brindó su respaldo público luego de robarle un poco de cámara al recién estrenado huésped del Charlie Hall.

El despliegue de seguridad fue intenso. Militares, policías estatales y municipales, sitiaron el recinto emulando al estado mayor presidencial; para muchos fue un exceso, para otros, la muestra de que en Puebla reinará la seguridad.

puntos16Rivera Pérez no ingresó por la entrada principal, no arribó con bombo y platillo, lo hizo de manera discreta. Llegó una hora antes de la cita al Centro de Convenciones William O. Jenkins donde consumaría el regreso del panismo al gobierno en la ciudad, acompañado por la coordinadora de la bancada panista en San Lázaro, Josefina Vázquez Mota, la diputada “Tití” Díaz de Rivera, el secretario de Desarrollo Económico, Pablo Rodríguez Regordosa y Antonio Sánchez Díaz de Rivera.

A partir de ahí inició la pasarela de los invitados de cuello blanco que contrastaban con el reducido número de personas de colonias populares que antaño significaban el sello de la casa en los eventos de otras administraciones, incluso de la toma de protesta de Rafael Moreno Valle.

El olor que dominaba era el Chanel y no el sudor del campesino que dejó por un momento su siembra para echar porras al “señor licenciado”.

Desfilaron los trajes de marca y los vestidos hechos para que las damas mostraran un poco de lo que les dejan las horas de sacrificio en el gym o de la firma grabada en la silicona por los cirujanos plásticos.

A punto de iniciar el evento, llegó al lugar la tristemente célebre ex edil, Blanca Alcalá Ruiz, acompañada de la mayoría de los funcionarios de primer nivel que fueron parte de su gabinete. Sonrió ante el acoso de algunos reporteros que se olvidaron que la primera mujer presidenta ya era historia o parte de ella….sólo un espejismo.

El que era real…muy real, era Rubén Sarabia “Simitrio” quien reapareció en la escena pública después de los años pasadas en prisión.

La pasarela acabó y Eduardo Rivera inició su discurso lleno de expectativas, de planes y deseos, pero principalmente lleno de fervor albiazul, colmado de dogma y de defensa ultranza al tradicionalismo.

“Yo reconozco la importancia de la familia porque afortunadamente he tenido esa riqueza en mi vida, en ella aprendí el valor del trabajo esforzado, de la honestidad, de la verdad… gracias a mi padre, gracias a mi madre, gracias a mis hermanos por acompañarme como siempre;  a Liliana mi esposa, a mis hijos José Eduardo, Alejandro, Ilse, gracias por compartir conmigo este reto, por compartir nuestra familia con las familias de puebla, lo hemos platicado y sabemos que vale la pena”, enfatizó.

Y añadió: “sé que la ayuda de Dios que nos acompaña es infinita. Sé que no estoy solo en esta empresa, sé que cuento con el talento y el empuje de cada uno de ustedes, con la dedicación de cada mujer para impulsar a su familia, con el trabajo de cada uno: comerciante, obrero o profesionista, para transformar su realidad, cuento con el entusiasmo de los jóvenes que se levantan cada día con la esperanza de un mejor mañana”.

Nadie podía culpar a Rivera Pérez de incongruente en su perorata, por el contrario exhibió la firmeza de su creencia que en tres años se marcará como su karma.

El regalo prometido

“No habrá segundas oportunidades ¡quien traicione a puebla se va de este gobierno!

¡Si queremos hacer de Puebla la mejor ciudad, estamos obligados a hacer el mejor gobierno!” advirtió el edil al iniciar su mensaje, quien convenció a algunos sólo con sus palabras de que en este gobierno no habrá corrupción.

Después, aterrizó en puntos específicos prometiendo una reducción  del 70 por ciento en trámites para la apertura de negocios.

“Para promover el desarrollo económico ¡basta de hacer perder el tiempo a los ciudadanos y a los inversionistas! le he solicitado al Secretario de Gestión Urbana y Obra Pública para que de manera inmediata disminuya el tiempo de respuesta en los trámites que brinda su área en un 70 por ciento”, dijo.

En materia económica añadió que se logrará la certificación del Rastro Municipal a Tipo Inspección Federal (TIF), lo que será un detonante  económico en la zona.

En cuanto a desarrollo sustentable, se aplicarán reformas de reingeniería para el gobierno municipal y que incluye la creación de un Sistema Angelopolitano de Medio Ambiente y Servicios Públicos, la creación del Instituto Municipal de Planeación  y la firma de un convenio de colaboración con la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información Pública  para que a través de diversas acciones, se fortalezca la cultura en esta materia.

En materia de seguridad, anunció la integración del Observatorio Ciudadano acreditado, con organismos de la sociedad civil y académicos, para  que participen en la construcción, implementación, mejora y evaluación de las acciones de prevención de la violencia como una política pública contra la inseguridad. Asimismo se implementará el operativo de “alcoholímetro colegiado”.

Subrayó que el mayor trabajo en esta materia se debe realizar de manera coordinada con el gobierno del estado para cumplir con la exigencia de que los titulares del cuerpo de seguridad cubran los procedimientos y requisitos establecidos por las autoridades estatales y federales, entre ellas las pruebas de control y confianza.

De igual forma, se creará la Comisión de Asuntos Metropolitanos para trabajar con los municipios conurbados, a fin de homologar reglamentos de aplicación en temas comunes como seguridad, construcción, apertura de negocios, desarrollo urbano y medio ambiente.

Pero la promesa más ambiciosa se hizo en materia de obra pública, al asegurar que se pavimentará con concreto hidráulico a pesar de lo costoso que resulta.

Detalló que se harán trabajos de  pavimentación en vialidades con este sistema con una inversión de un mil 200 millones de pesos, que representan en el primer año 292 kilómetros, lo equivalentes a un mil 146 calles.

En total se contempla una inversión de un mil 820 millones en todo el trienio para ésta y otras obras que incluyen la construcción de tres puentes y cuatro parques biblioteca en zonas populares y juntas auxiliares, con una inversión de 120 millones de pesos.

Independiente  de ello se iniciará con una inversión de 319 millones de pesos.

Luna de miel…de temporada

Después de los planes y los números inició el lanzamiento de flores entre el nuevo edil y el gobernador.

Rivera reconoció en Moreno Valle al mandatario que hará historia en Puebla por lo que le abrió los brazos para un trabajo conjunto.

“Señor gobernador, amigo nuestro, quiero reiterarle nuestra disposición a trabajar de manera conjunta a favor de la seguridad, de mejores servicios públicos, de un desarrollo económico y social y de un desarrollo urbano sustentable.  Tenga la certeza de que usted cuenta con puebla como nosotros tenemos la certeza de que contamos con usted. Yo sé que usted y su gobierno van a hacer historia, le aseguro que caminando con firmeza y de la mano con los ciudadanos vamos a hacer historia juntos”.

Fue entonces cuando el jefe del Ejecutivo vio la oportunidad de utilizar el foro para su lucimiento personal.

A diferencia del recién estrenado presidente municipal no usó el púlpito para dirigirse a la masa. Moreno Valle tomó el micrófono y comenzó a caminar por el estrado cual orador ante esperanzados asistentes a un curso de superación personal.

Así, respondió al llamado del edil con el mismo compromiso público de trabajar en equipo. Fue entonces cuando aprovechó para lanzar una velada crítica a las pugnas del priismo en el pasado.

“Hemos visto una y otra vez cómo hay diferencias, en ocasiones competencia, entre el gobernador y presidente o presidenta municipal. Cuando no hay coordinación, cuando no hay colaboración y los que sufren son los ciudadanos”, indicó.

Emuló a su antecesor Mario Marín Torres quien con insistencia aprovechaba los foros del municipio para hablar de “su historia” y de “su gobierno. Ahora Moreno Valle se enfocó a hablar de “sus planes”, de “sus apoyos”, de “su gente” y Rivera Pérez  se convirtió entonces en un espectador más, aunque al final recordó que él era la estrella, aunque sólo fuera por un día.

About The Author

Related posts