09-12-2021 07:09:16 AM

El adiós al trienio de género

ecos16

Era una promesa y una expectativa importante.

No sólo por ser mujer, sino por el carisma, la imagen y el tono de credibilidad con el que hablaba.

ecos16Y la imagen se la construyeron bien.  Buena campaña, buen inicio… pero un pésimo final.

¿Por qué el final fue catastrófico?

Porque el inicio todavía era el tiempo ‘permitido’ para que todo siguiera siendo promesa; pero éstas comenzaron a postergarse cada vez más, al grado de jamás llegar.

Porque no se tuvo ni un solo resultado concreto por el cual recordar la gestión.

Porque Puebla capital sigue siendo la vergüenza más grande de las grandes urbes en cuestión de vialidad, y la burla de los fuereños que nos visitan.

Porque los premios obtenidos, aunque plausibles, se tornan impotentes, improductivos, irreales.

Y se concluyó su trienio, con más pena que gloria, con más soledad que amigos, con más preocupación que soltura.

Con ella, se va el trienio de género, sin saberse cuándo volverá.   Ése, que prometía ser amable, incluyente, con visión, con sensibilidad, sin corruptelas…hasta maternal.

Ahora se sabe que los sinsabores  son mayores que cualquier mercado gastronómico y que los grandes cambios consistieron en repintar las fachadas del Centro Histórico (como cada tres años).

Y basta un vistazo al Plan Municipal de Desarrollo y sus famosos cinco ejes rectores (Desarrollo Social, económico, urbano, seguridad y gobernanza), para ver qué objetivos y estrategias planteados no se concretaron como:

  • Mejorar los niveles de bien­estar social de la población del municipio y contribuir a la reducción de los nive­les de marginación y pobreza de los hogares y las familias. (cuando hay un caso palpable en cada esquina del mismo Centro Histórico)
  • Incorporar e institucionalizar el en­foque de género y la perspectiva transversal en programas, proyectos y acciones municipales (cuando no tuvo asesoría femenina, ni presencia importante de género en su gabinete).

O en materia económica, como:

  • Llevar a cabo un intenso programa de inversiones y coadyuvar en los programas de apoyo a la vivienda y crédito social.

O en el desarrollo social, como:

  • Promover el desarrollo integral de la familia en el municipio con servicios y programas que beneficien a la población más necesidad en materia de salud, nutrición, atención psicoló­gica y legal, capacitación y prevención de la violencia.

• Promover el acceso a un empleo digno para jóvenes y apoyo a las personas de la tercera edad (capacitación para el autoempleo)

• Promover campañas ciudadanas de preven­ción de adicciones (ni un anuncio, ni una conferencia, y ahí sí hubo tiempo)

O promesas a medias como:

  • Intenso programa de inversiones en la infraestructura física, servicios públicos y de apoyo a las empresas; desarrollo de capital humano y empresarial, la formación de emprendedores, y promover la innovación tecnológica”
  • Elaborar el Código de Ética Interno

  • Llevar a cabo el programa de capacitación en materia de seguridad pública, que com­prende: inducción, cursos especializados y diplomados, técnico superior universitario en ciencias policiales, licenciatura y postgrado en seguridad pública y ciencias penales. (ojo, se prometían licenciaturas y posgrados ¡¡¡)

O el vínculo con las instituciones de educación superior, donde sólo se unió con ‘su’ UDLAP.

Aun y cuando todos sabemos que este tipo de documentos están llenos de diagnósticos mas que de propósitos, la demagogia ahí escrita tiene algunos dejos de programación y planeación rescatables en toda administración, los cuales nos permiten atisbar las prioridades de un gobierno.

En este caso, lamentablemente, de los ejes rectores mencionados, no hay tales resultados, como lo muestran estos ejemplos.   Si hay duda, juzgue usted el documento original.

Sin duda, es una mujer fuerte, capaz, inteligente, de familia, carismática, amable y empática…. Pero eso no resta que su gestión fue lenta y su gabinete, poco productivo.

About The Author

Related posts