22-05-2022 09:19:01 PM

El redituable negocio de los partiditos

Durante muchos años, el sistema electoral mexicanos fue arcaico e injusto. Con la existencia de un partido hegemónico que todo ganaba, Congreso y demás instancias de poder dependían en todo del mismo, que era una simbiosis con el propio gobierno.

 Tuvo que pasar mucho tiempo y muchas luchas ciudadanas para que eso se fuera modificando. Varias reformas vinieron y poco a poco se permitió la apertura hacia formas más democráticas y no solo ver las elecciones como farsas que servían simplemente para legitimar los triunfos de quien de antemano todos sabían que ganaría.

 Una de las exigencias que se plantearon durante muchos años era que se permitiera la existencia de muchos partidos, para que el ciudadano tuviera una amplia gama de opciones para decidir quién quería que lo gobernara. Así aparecieron muchos partidos, con la idea de que no fuera uno o dos los que se turnaran el poder.

 Sin embargo, con el paso de los años, las cosas no han sucedido como se esperaba en el plano ideal. La gran mayoría de partidos ?nuevos? no han despertado mayor simpatía entre los ciudadanos y cada elección solamente medio reúnen el porcentaje necesario para no perder el registro.

 Por eso uno se pregunta si vale la pena seguir manteniendo institutos políticos por los que no vota la gente, pero que sí reciben jugosas tajadas presupuestales que en no pocas ocasiones acaparan sus líderes y terminan convirtiéndolos en muy redituables negocios familiares o cupulares.

 Varios son los ejemplos de lo anterior. ¿Usted recuerda, por ejemplo a los inventos de ?México Posible?, ?Fuerza Ciudadana?, ?Partido Alianza Social?, ?Partido de la Sociedad Nacionalista?, ?Foro Democrático?,  al ?Alternativa Social Demócrata y Campesina? o localmente al ?Esperanza Ciudadana??

 ¿Sabe usted cuánto dinero recibió cada uno de ellos en su momento para que funcionara e hiciera campañas? Sí, millones y millones de pesos que se tiraron a la calle para que todos perdieran finalmente el registro. Claro, sus líderes aseguraron ingresos para varios años en lo personal y varios de ellos han seguido ideando la forma de obtener nuevos registros de partidos, con otros nombres? pero el mismo objetivo de ?luchar por brindar al ciudadano nuevas alternativas?. ¿Sabe usted cuántas solicitudes de nuevos partiditos hay ya esperando ser aprobadas para próximos procesos federales?

 Pero lo peor viene a continuación: Como varios partiditos se dieron cuenta de que por sí solos jamás iban a poder ganar nada y sí corrían el grave riesgo de perder el registro (y con ello el fabuloso negocio y franquicia), también propusieron como un ?gran avance? de nuestra democracia el que se permitieran las ?Coaliciones? o ?Alianzas? con otros partidos más grandes y así contender juntos en procesos electorales.

 Y así hemos visto cómo, los más hábiles, se han convertido en convencidos (convenencieros más bien) promotores de las alianzas. No importan con quién y dónde. El caso es pegarse a un partido grande para contender en un proceso y además de conservar el registro, chupar presupuesto para mantener a sus líderes.

 Los casos más sonados últimamente son los de los ?partidos? Verde Ecologista, Convergencia, PT y ?sobre todo- Nueva Alianza.

 El Verde Ecologista en 2000 fue un ferviente promotor de la alternancia y hábilmente se le pegó a Vicente Fox y al PAN para ganar la Presidencia. Obvio, más tardó Fox en ganar que en darles una patada por el trasero a los líderes ?ecologistas?, una familia de vividores (Jorge González Torres y su vástago Jorge Emilio González Martínez) que se ofendieron porque no fueron tomados en cuenta para ocupar un cargo en el Gabinete de entonces.

 Claro, para los siguientes procesos electorales, el Partido Verde se ha aliado al PRI y le ha seguido funcionando la estrategia, porque ha mantenido el registro y recibiendo un muy jugoso presupuesto que gasta su líder nacional, el patético ?Niño Verde? en pachangas y prebendas personales.

 Convergencia, con Dante Delgado a la cabeza, también ha sabido colarse y mantener el registro, yendo de aliado del PRD en todo el país y obteniendo los cuantiosos recursos del subsidio oficial. Ni se diga del PT, que nunca obtiene por sí solo más del 2 % de las votaciones? pero que mantiene su registro por colgarse también del PRD en no pocos sitios.
 

Pero el caso más asqueroso de todo este embrollo de partidos sanguijuelas es el famoso ?PANAL?.

Propiedad de Elba Esther Gordillo, maneja corporativamente la participación y voto obligatoria del gremio magisterial en la mayoría de Estados del país, lo que supuestamente sería suficiente para lograr una buena cantidad de votos? pero no es cierto.

La verdad es que la mayoría de profesores siguen sin entender por qué ahora tienen un partido si durante décadas los educaron para militar en el PRI. Y si fuera cierto lo del ?millón? de votos magisteriales en todo el país, no entiendo por qué en Puebla el PANAL no obtiene más que lo suficiente para alcanzar el 2 % que exige el IFE para mantener el registro.

 Y lo peor viene a continuación: El partido de Elba Esther usa las alianzas como mejor le conviene en su momento y lugar. O ¿Usted confiaría en un partido que en el actual proceso electoral va en alianza con el PAN en Puebla, Tlaxcala y Veracruz? pero en Sinaloa, Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas, Zacatecas y Chihuahua va con el PRI??? (En Oaxaca va solo? porque a Elba Esther así le conviene).

 ¿Qué discurso pueden manejar sus cínicos candidatos si en tres Estados gritan que el PRI es asqueroso y corrupto, pero en todos los demás aseguran que es la mejor opción? ¿Cómo en unos Estados insisten en que ya es hora de la alternancia pero en todos los demás no hay problema? Y la última: Durante décadas, el PAN abominó de Elba Esther Gordillo y su manipulación corrupta del gremio magisterial? hoy es su más fiel aliada (en tres Estados) y todo el pasado quedó olvidado. Vaya? ¿Cómo puede Felipe Calderón confiar en alguien que va con él en tres sitios? pero contra él en otros nueve?

 Digo, por lo menos el Verde Ecologista va en alianza con el PRI en todos los Estados donde habrá elecciones este año. Pero el PANAL se acomoda en cada Estado a capricho y conveniencia de su corrupta lideresa.

¿Usted le cree a Elba Esther Gordillo?

 Y mientras Usted y yo seguimos manteniendo todos estos ?proyectos democráticos? con nuestros impuestos.

 ¡Vivan las alianzas ?ciudadanas?!

jriverp@yahoo.com
www.beap.com.mx
www.twitter.com/rodolforiverap

 

About The Author

Related posts