20-09-2021 01:03:00 PM

El votante poblano

Los partidos políticos en Puebla, lejos de solo preocuparse por las “preferencias pre-electorales”, para estas alturas de la contienda (faltan unos 9 meses y medio para la elección estatal), deberían dedicarle más tiempo –y cerebro- al análisis de los electores poblanos.

    En el PRI, por ejemplo, están sumamente optimistas, pues, ciertamente, existe una cómoda ventaja de su Instituto sobre su más cercano perseguidor, el PAN, de al menos unos veinte puntos porcentuales. Quizás más en ciertas zonas del Estado. Pero en promedio, creo que esos puntos son los que supera el tricolor al blanquiazul en estos momentos.

    Sí, pero, insisto, aún cuando cada vez está más cerca la elección, también es cierto que las ventajas con varios meses de anticipación suelen ser bastante traicioneras. Esos veintitantos puntos se pueden pulverizar en una campaña inteligente del adversario, con malos candidatos o bien con coyunturas estatales que influyan en el ánimo del votante.

    Y es que, por lo que hemos visto en los últimos diez años en el BEAP, S.C. (tiempo que tenemos levantando encuestas en el Estado y muchos más del país), ya no existen “votantes seguros” hacia un partido político. Los famosos “votos duros” se han diluido. Y lo que ha quedado es una gran masa de ciudadanos que “switchean” (por usar el argot de las campañas electorales), es decir cambian, en cada elección.

    Nosotros tenemos la radiografía de cada sección electoral en el Estado. Cómo han ganado o perdido y por qué porcentaje (que es lo importante) uno u otro Instituto político, y por ello, aunado a los estudios de opinión que levantamos sin falta al menos cada quincena en la capital y durante muchos meses en el resto del Estado, podemos conocer relativamente bien a los votantes poblanos (de hecho ya preparamos un libro del que pronto les daremos noticias a los cuatro que a veces leen esta aburrida columna).

    Reitero, la gran conclusión es que, aunque tiene un poco más de simpatizantes “duros”, el PRI ha perdido una gran masa electoral en los últimos diez años. Para acabar pronto, los jóvenes que cada año cumplen dieciocho años –en los últimos cuatro o cinco procesos electorales- no son priístas, ni panistas. Simplemente… no tienen preferencia partidista. Votan por lo que “más les late” en cada elección. Y pueden cambiar de una a otra, de una federal a una local… e incluso votar por un partido para un cargo y por otro para otro cargo en la misma elección.

    En fin. Por todo lo anterior, reitero: Si en el PRI piensan que ya ganaron la elección y que no hay otro escenario más que ya festejar la victoria, pueden llevarse una profunda desilusión.

    Pero el caso del PAN es similar. Hoy, juran y perjuran que la gente está ya harta del marinismo y que votará seguramente en contra del PRI porque no quieren que Mario Marín gane con alguno de sus candidatos. Que hay que recordarle a los poblanos el caso Lydia Cacho, que la corrupción del PRI, que ya hace falta un cambio y la alternancia…

    Pero todos esos argumentos no les han funcionado en los últimos dos procesos electorales (uno local y uno federal). Y mientras sigan apostando al discurso del “cambio”, no lograrán mucho. Sobre todo porque la gente no tiene muy buena opinión –en general- de los gobiernos y gobernantes panistas. En Puebla y a nivel federal.

    Más claro: Si usan esos conceptos como discurso de campaña les auguro otra derrota aplastante.
    Creo que la única posibilidad que tiene el PAN es lanzar a extraordinarios candidatos en cada Municipio, por los que vote el elector olvidando el partido del que proviene. Personas ampliamente conocidas en su localidad y con un enorme prestigio moral.

    Pero si –por el contrario- lanzan a candidatos que provengan de otro partido, desprestigiados, y muy conocidos pero negativamente, seguramente perderán la elección. La gente siempre prefiere votar por el menos malo. Y como eso genera abstencionismo, el partido que gana lo puede lograr sacando a sus votantes “duros”, que aunque son pocos, alcanzan para ganar a un mal candidato opositor.
    Apliquen eso tanto a nivel municipal como a nivel estatal.

    Yo les puedo asegurar que las cosas no son como se piensa al momento actual. Hay grandes mitos tanto en el PRI como en el PAN. Y cuando sea necesario los iremos aclarando…

    Por lo pronto… ¿Que viva México?

LA NOTA AL PIE…

    Acepta Agustín Carstens que habrá unos diez mil despidos por el cierre de Secretarías federales. ¡Aaaahhh bueno! Se confirma que la reforma fiscal-presupuestal  no era contra los jodidos.
    Y el año que entra hay elecciones…

jriverp@yahoo.com
www.beap.com.mx

About The Author

Related posts