20-01-2022 05:41:28 AM

¿Y qué pasó?

Parafraseando a mis amigos de Status Diario, pero no en futuro… sino en pasado: ¿Qué fue lo que sucedió y por qué están cambiando a cada rato las tendencias de los partidos en disputa en el actual proceso electoral, de acuerdo a las encuestas que hemos seguido levantando en el BEAP, S.C.?

Bueno, varias cosas.

En primer lugar, que tanto en la anterior (22 de mayo) como en la última (12 junio) la contienda se emparejó bastante. Más de un año, el PRI tuvo una cómoda ventaja sobre el PAN, pero al mes de iniciada la campaña el blanquiazul alcanzó y hasta rebasó por unos puntos al tricolor. Pasaron los días y en nuestra última medición, el PAN bajó ahora y el PRI detuvo su caída.

¿Resultado? En ambas encuestas, hay empate técnico, sólo que en la primera había tendencia favorable al PAN y en la segunda tendencia favorable al PRI.

Nosotros (el BEAP) ayer terminamos otra encuesta. Pero fue un levantamiento Municipal, no Distrital. Y las tendencias continúan: Empate técnico con ligera ventaja del PRI sobre el PAN.

LOS POBLANOS… ¿YA DECIDIERON?
Pero hay algo muy interesante que está ocurriendo: La base de votantes de los dos partidos ya no se está moviendo. Creemos que los ciudadanos ya decidieron su voto. Y esto lo concluimos por medio de algunos filtros estadísticos, como la seguridad de ir a votar en una escala del 0 al 10 por parte de los ciudadanos. Con ese dato, cruzándolo con preferencia partidista, nos da más o menos el “voto duro” de cada partido.

Ya lo hemos hecho muchas veces y nuestro margen de error es mínimo.

Así pues, creemos que los indecisos se distribuirán en forma normal en las preferencias y lo único que puede crecer ahora son los que anulen su voto. Por supuesto, como en cualquier quehacer científico, éstas son hipótesis que debemos probar una y otra vez.

Por ello le sugiero a los cuatro que a veces leen esta aburridora columna, que se remitan al muy buen análisis que hace al respecto mi estimado compañero de mil batallas, David Mendoza (Director de Estudios de Opinión del BEAP), mostrando todo lo anterior y, sobre todo, los posibles escenarios en esta tan reñida contienda. Aparecerá en STATUS Diario, en STATUS Portal y en nuestra página del BEAP.

“¿Y QUÉ VA A PASAR?” (Statuseros dixit)
Pero entonces… ¿quién va a ganar? En serio, cualquiera de los dos (PRI o PAN obviamente). Al momento de escribir estas líneas, hay cierta tendencia favorable al PRI, pero… los panistas también tienen los mismos datos a nivel nacional (de que han caído en las encuestas) y no creo que ser queden cruzados de brazos.

Y lo que veo venir en estas últimas dos semanas de campaña efectiva es que arremeterán contra los priístas (en el caso poblano, vamos, porque en el DF se irán a la yugular del PRD reviviendo, por ejemplo, las muertes del News Divine). Ayer mismo ya empezaron, retando al dirigente Carlos Meza en su propia Notaría Pública, para hacerlo caer en un obvio pero morboso enfrentamiento.
No les queda de otra. Revivir en el subconsciente colectivo el antipriísmo. Recordarle a los poblanos que los malos son los del PRI. Ya desesperados, hasta repetir las llamadas de Kamel Nacif o algo por el estilo.

Porque la visita de Germán Martínez para fortalecer la desangelada campaña de los candidatos el domingo pasado, no salió del todo bien. Al contrario, creo que les perjudicó. Lo único sobresaliente es que pescaron inocentemente al Senador Moreno Valle en la repartición de propaganda con su nombre, violando la reglamentación del COFIPE.

Y en el PRI las cosas tampoco son color de rosa. Efectivamente, se recuperaron… pero no son muchos puntos. Vamos, aún no les alcanza para ganar con comodidad.

Sin embargo, los priístas tienen dos cosas a favor: Su campaña de denuncias contra lo mal que marcha la economía en el país, que sí les funcionó un poco. Y también, que el voto nulo les beneficia a todas luces (por contar con un buen porcentaje de votantes duros, o muy seguros de votar por el tricolor, como lo demuestra David Mendoza en los artículos ya mencionados).

Por cierto, al paso que vamos y de acuerdo con lo que medimos todos los días, el voto nulo puede convertirse en tercera o cuarta fuerza en algunos Distritos, desbancando a la chiquillada y hasta al Verde o al PRD. ¿Justicia ciudadana?

En fin. Esperemos dos semanitas de dimes y diretes. Y al final… sálvese quien pueda.

jriverp@yahoo.com
www.beap.com.mx

 

About The Author

Related posts