29-05-2022 07:14:00 AM

La verdad sobre el ?cierre fantástico?

Ya no hay más Valle Fantástico.

Este sueño frustrado de cualquier niño poblano dejó de operar bajo el argumento de que se realizarán  “inversiones que lo convertirán en el parque de diversiones más importante del centro y el sureste del país”.

Sí, como no.

Tal y como suele suceder, en esta historia, la versión oficial parece no ajustarse en nada a la siempre contundente realidad.

El cierre del parque debe de ser analizado bajo la lógica del brutal enfriamiento de las relaciones entre el empresario Ricardo Henaine y personajes importantes de la política poblana, incluido por supuesto el propio gobernador del estado.

La famosa congeladora se la empezaron a aplicar a raíz de la burda intentona de venta de más de 18 hectáreas del parque Metropolitano, información dada a conocer antes que nadie por Rodolfo Rivera Pacheco en el portal Status.

El madruguete no cayó nada bien en Casa Puebla y mucho menos gustó el innecesario desgaste mediático ocasionado por la torpeza declarativa del empresario.

Mientras desde lo más alto del poder político poblano se recomendaba prudencia, tranquilidad y bajo perfil, cada vez eran más comunes los arrebatos, las rabietas y los ataques en contra de los medios que se atrevieron a darle seguimiento a la historia.

Tremendo error.

Durante sus frecuentes delirios declarativos, el otrora hombre consentido de los últimos  dos sexenios arrasaba con todo sin darle importancia al siempre inevitable daño colateral.

En su afán de parar la cascada de críticas y señalamientos en su contra, Ricardo echó mano de medias verdades y de mentiras flagrantes que no sólo iban en contra de las disposiciones legales que normaron la “donación onerosa” de los predios, sino que además, en varias ocasiones dejaban mal parados a los funcionarios directa e indirectamente involucrados en la revisión de las condiciones estipuladas en los contratos y en la determinación de los derechos y las obligaciones contraídas.

De inmediato, Henaine se convirtió en un tema incómodo para funcionarios como Mario Montero, Javier López Zavala, Gerardo Pérez Salazar y Javier García Ramírez, tradicionalmente sus aliados e incondicionales y fue entonces cuando el intenso frío de la congeladora oficial se dejó sentir con toda su crudeza.

Es más, los saldos de todo lo anterior se dejaron sentir en la fallida intentona de compra de acciones del Puebla de la Franja a la familia Bernat.

Cuando se daba por un hecho la transacción y en teoría se habían cerrado los compromisos respectivos, el dinero con el que Henaine compraría el paquete accionario de Paquito y compañía jamás llegó.

Y es que, de manera por demás sospechosa, la siempre jugosa fuente de financiamiento de repente se secó y así se frustró otro sueño más, el de convertirse en el único mandamás del fútbol poblano.

No se pudo.

Con la más absoluta indiferencia oficial, la operación se frustró y se permitió el regreso de quienes en su momento fueran socios minoritarios del club para encargarse absolutamente de todo lo relacionado con la operación deportiva del equipo.

A pesar de Henaine, Romano se fue y Chelís fue recontratado y así se deja bien claro quiénes son los que tomarán las decisiones importantes de ahora en adelante.

Por cierto, los meteorólogos especialistas pronostican que el crudo invierno y los intensos fríos continuarán para Henaine por lo menos durante los próximos dos años.

 

latempestad@statuspuebla.com.mx

About The Author

Related posts