29-05-2022 06:03:46 AM

Los claroscuros de Chucho Morales

 

No cabe duda, esta es la última llamada para Jesús Morales Flores si quiere concretar aquel eterno sueño de convertirse en gobernador de este estado.

Sueño que por cierto, le fue arrebatado por su propio hermano de acuerdo a una serie de coyunturas políticas muy particulares que se dieron en aquel año de 1998.

Pero no se vaya con la finta, la aspiración de Chucho no sólo es legítima, sino que se sustenta en décadas de trabajo y operación para llegar a conocer como la palma de su mano la complicada lógica con la que se mueve la siempre contradictoria política poblana.

Es, sin duda, el que más sabe del tema de la familia y el que más oficio político ha demostrado, al grado de haber sacrificado en su momento un proyecto personal en aras de lo que más le convenía a su partido en el plano electoral.

Eso no lo hace cualquiera, mucho menos en estos tiempos.

Por eso llama la atención que, con toda esa experiencia y con el colmillo adquirido a través de los años, Chucho comprometa sus aspiraciones rodeándose de personajes oscuros, además de social política y legalmente muy cuestionados, a quienes inclusive les ha delegado responsabilidades muy importantes de su proyecto político personal.

¿Ejemplos?

De entrada un par, a ver qué le parece.

Empecemos por jerarquías, con quien se ostenta como su coordinador general de campaña.

¿Será?

Se llama Ismael Espinoza Pérez, tiene 51 años y es originario de la ciudad de Puebla.
Se dice Psicólogo especializado en terapia psicológica transpersonal por el Instituto Universitario de Desarrollo Transpersonal y hace unos meses se convirtió en una celebridad en la PGJ por un caso crítico de doble personalidad, algo que, paradójicamente, no supo explicar ante la ley este psicólogo transpersonal.

A principios de noviembre, Espinoza Pérez fue detenido por la policía junto con Gilberto Sánchez Gómez de 37 años, ya que, por turnos, se hacían pasar por Guillermo Deloya, secretario particular del gobernador Mario Marín, para sacar dinero a numerosas personas con el argumento de que con ello agilizarían trámites y papeleo para conseguir plazas en diversas dependencias en el gobierno del estado.

Actualmente se les investiga bajo la averiguación previa 491/2008/DMS-3º, instruida por los delitos de usurpación de funciones públicas o de profesión y fraude, además de que se encuentran relacionados con 9 averiguaciones previas, de las cuales 5 se siguen en Xicotepec de Juáez, 3 en Huauchinango y 1 en la ciudad de Puebla, todas por el delito de fraude siguiendo la mimsa lógica de operación.

La aprehensión se efectuó en Chiautla de Tapia.

Tras ser liberado bajo caución, Espinoza ha sostenido ante numerosas personas que Jesús Morales lo liberó y lo protege, y que tiene el nombramiento de coordinador general de la campaña de dicho personaje rumbo a la candidatura del PRI al gobierno poblano.

Asimismo, Ismael Espinoza Pérez se ostenta como Maestro Masón en grado de Diputado Maestro del Gran Oriente de Puebla, (sic) los cuales constituyen poderes imaginarios sin ningún efecto oficial, además de que muchos masones legalmente constituidos o formalmente establecidos no lo reconocen como masón, ni reconocen esos grados que dice tener.

Otro negrito en el arroz del equipo de Chucho Morales es el inefable Arturo Villaverde Solís.
Dice ser Licenciado, nadie sabe en qué, ni por cuál universidad y supuestamente ha militado en el PRI desde hace unos 40 años.

Es presidente de una organización fantasma llamada Consejo Ciudadano para el Desarrollo Social, que le sirve de pantalla para sus operaciones.

No tiene oficina por lo que siempre “despacha” en los cafés de la zona del zócalo de Puebla.

También se presenta como Maestro Masón en grado de Diputado Maestro del Gran Oriente de Puebla, pero es reconocido por ser un alborotador y agitador público.

El 21 de marzo de 2006 estuvo a punto de liarse a golpes con miembros del Frente Cívico Poblano en pleno monumento a Juárez..

Tampoco se le reconoce como masón serio, excepto por las mismas personas que dice Ismael Espinoza que son sus amigos.

Eso sí, en diferentes eventos se ha presentado como Coordinador de Coordinadores de la campaña de Jesús Morales Flores en su aspiración a la gubernatura poblana (vaya ridículo nombramiento), y también como su representante personal, asesor personal y otras cosas más.

Por supuesto, ya anda haciendo gala de prepotencia, aunque al parecer es más inteligente que su socio y amigo Espinoza, pues sólo le grita a quien se deja y le presume a quien no lo conoce.

Por lo menos no ha pisado la cárcel.

Chucho Morales ha reconocido públicamente que necesita trabajar muy duro para ser considerado como aspirante serio a la candidatura del PRI en el 2010.

Ha admitido su intención de hacer lo necesario para ubicarse dentro de las encuestas que sobre preferencias electorales se han publicado y en donde ni siquiera aparece.

¿Qué tal una limpia en su equipo de trabajo?

Digo, para empezar.

 

latempestad@statuspuebla.com.mx

About The Author

Related posts