30-11-2021 12:13:24 PM

Privilegios de la burocracia dorada

 

La siempre sacrificada burocracia dorada está de plácemes.

Se acerca el fin de año y con él la oportunidad de disfrutar de diversos beneficios, prohibitivos para el resto de los mortales.

Más días de aguinaldo, calculado por supuesto a partir de una base muy superior de la de los demás sectores laborales, mejores prestaciones, fondos de ahorro más jugosos y por supuesto, como olvidarlo, más, mucho más días de vacaciones.

Un ejemplo claro de lo anterior lo representa la Dirección de Catastro municipal, dependiente de la Tesorería capitalina.

A través de un oficio dirigido a notarios, corredores y usuarios del servicio de catastro, Martha Beatriz Sánchez Rojas, Jefa del Departamento de Impuestos Inmobiliarios de la Dirección de Catastro, informa que “debido al segundo período de vacacional del personal del departamento, la recepción de oficios notariales y oficios aclaratorios se realizará hasta el próximo 2 de diciembre de 2008”, dando a conocer también que el regreso a las actividades normales de tan eficiente dependencia municipal será hasta el 5 de enero de 2009.

Haga cuentas.

33 días de vacaciones de fin de año.

Nada mal ¿no cree?

Lo curioso del caso es que, en un esquema de urgencia de recursos como el que se vive actualmente en el servicio público, se destine un período tan grande de días no laborables a una instancia que tiene una función recaudadora tan importante como lo es el Departamento de Impuestos Inmobiliarios de la Dirección de Catastro, precisamente en una de las pocas épocas del año en la que los contribuyentes cuentan con recursos adicionales para enfrentar este tipo de obligaciones.

Por cierto, en administraciones anteriores se consideraban sólo 10 días como período vacacional de fin de año y se destinaban guardias que permanecían en servicio para cualquier trámite urgente o bien la recepción de documentos.

Como si les sobrara la lana.

Ni hablar, son parte de las disposiciones aprobadas por Víctor Martínez Bolaños y compañía, a quienes ya vimos, la chamba de plano no es lo suyo.

 

latempestad@statuspuebla.com.mx

 

About The Author

Related posts