30-11-2021 11:48:10 AM

Solución de conflictos

Capacitador del Departamento de Difusión Educativa de la CEDH

 
El ser humano, que ha sido capaz de muchas cosas y entre ellas crear vehículos para la conquista del espacio, la invención de diversas vacunas, o simplemente la creación de prótesis humanas, y resulta increíble que sea incapaz de lograr un entendimiento tanto con su prójimo (vecino, compañero, conocido) como con él mismo.

El 80% de los problemas serios que aquejan a las organizaciones modernas se refieren al factor humano. Por otra parte, las ciencias tecnológicas, que tratan de cosas se han desarrollado mucho más rápido que las ciencias que estudian a las personas.

Sufrimos un desequilibrio desastroso entre la tecnología y el humanismo, ya que en la publicación del libro “La admiración y el comportamiento humano”. De Paul Hersey y Kennet Blancherd señala que de cada 30 dólares gastados en investigación en los Estados Unidos, 29 son invertidos en cosas y solo 1 en personas.

México, por ejemplo, cuenta con inmensos recursos climatológicos, minerales, forestales, marinos, etc., sin embargo se encuentra entre los países subdesarrollados, y resulta una parodia viviente; y la clave está en que somos antes suborganizados, subadministrados y subeducados, ya que nuestros grandes problemas no son las cosas, sino en las fallas humanas, y más cuando estas no se reconocen (todos están mal, menos yo).

Por fortuna en los últimos años la sociedad mexicana ha reaccionado y se preocupa por desarrollar en forma racional el capital humano a todos los niveles. Surgen por todas partes programas de capacitación humanista con miras a que cada quién se responsabilice de su destino, se abran a la colaboración, cuestionen sus metas, aclaren sus objetivos propios y los de la Institución, comprenda y acepten a la gente y libere sus capacidades, de tal modo que los equipos aumenten la productividad  en formas creativas.

Ahora, en comparación con otros tiempos, un punto favorable es que las guerras se libran ya más en los parlamentos que en los campos de batalla; más en el intercambio de palabras que en el fragor de las armas, como lo dijo Gordon W. Allport, un estudioso de la personalidad, cuando dijo “En cuanto al manejo de las relaciones humanas, parecemos estar viviendo aún en la edad de piedra”.

Citaremos a diferentes personalidades y autoridades en la materia de las Relaciones Humanas, a fin de enriquecer estos conceptos;

Hersey-Blanchard: “El mayor fracaso del hombre ha sido su incapacidad para lograr cooperación y entendimiento con los otros”.

Carl Rogers: “La mejor relación terapéutica corre sobre los mismos carriles que las buenas relaciones interpersonales en general”.

Aunque la soledad encierra dentro de sí, un ansia de muerte -la angustia- y un deseo irresistible de vida: el amor, aunque lo trágico de todo esto es que el hombre cada vez está ante la mayor discapacidad, y no nos referimos a la física, sino a la discapacidad de amarse y amar a los demás y el de negarse a la posibilidad del amor.

Debemos señalar que para las relaciones humanas no hay “recetas” no hay reglas matemáticas y de aplicación universal, tal vez por esto no tenemos éxito en las mismas, por lo que debemos entender que éstas no son de carácter “técnico” ni tampoco una habilidad, ya que son un reflejo directo de la personalidad, por lo que debemos desarrollar la capacidad de “conocer y comprender a los demás”.

Y ante una pregunta tan sencilla, pero que no todos hemos practicado, resulta ser esta: “COMO SOMOS”, y aunque es una pregunta fácil, resulta ser una pregunta reflexiva y difícil de responder, y solo los irreflexivos y tontos la creerían fácil.

La vida en si, es fluida, dinámica, no estática, reflexionemos en esto, hace cinco años éramos diferentes de lo que somos hoy, hubo cambios, aprendizajes y dependiendo de nuestra actitud es como aprenderemos de ello. El aprendizaje, en un sentido profundo de adaptación y de cambio, no termina, y el único de ponerle fin a éste, es la muerte.

En el proceso de comunicación debemos identificar los elementos básicos de la comunicación humana y los mecanismos y fases de éste proceso, y como ejemplo podemos citar que en la comunicación existen: UN EMISOR; UN MENSAJE; y UN RECEPTOR.

Teóricamente, una comunicación es correcta cuando el mensaje recibido es igual al mensaje emitido, o sea, cuando el mensaje en el receptor coincide con el mensaje en el emisor, cuando ocurre lo contrario, estaremos ante un conflicto de comunicación y comprendiendo que la mayoría de las personas carecen de herramientas y de recursos para poder solucionar sus conflictos, ya que no recibimos educación al respecto, y tomando en cuenta que el conflicto es una situación negativa, algo disfuncional para los sistemas sociales, que deberá evitarse para alcanzar la “estabilidad” social, y debemos decir que ante la existencia de un conflicto debemos de enfrentarlo, encararlo pero para poder solucionarlo, evitarlo no va ayudar en nada.

Debemos reflexionar en esto, la educación básica en la escuela, no es la que reciben nuestros hijos, esta solo es un medio, la básica y primordial es la que en casa tenemos y que desarrollamos, y si entre los esposos no hay comunicación, tampoco la podemos encontrar en los hijos, ya que no se puede aprender lo que no se ve, entonces si comprendemos y razonamos- como seres pensantes que somos- que la raíz del conflicto recae inicialmente en la familia y principalmente en los padres, los cuales al momento de tener un conflicto y no tener el conocimiento ni tampoco las herramientas para solucionarlos, estos deberán tomar la iniciativa de acudir a los lugares en donde pueden aprender a resolverlos, como pueden ser las instituciones o terapias que hablen al respecto, y del aprendizaje de lo vivido y conocido y que constantemente llevado a la práctica, podrán, la pareja, al momento de suscitarse un nuevo problema o conflicto y de la manera en como éste lo resuelvan a través de la enseñanza recibida, y al ver los hijos la forma, método y maneras de resolverlo, estaremos ante un avance en el que se verá reflejado una disminución de estos.

Ahora, tratemos de hablar respecto de un conflicto, ya que no toda disputa o divergencia desencadena en conflicto.

La base es definir el conflicto desde la raíz, desde su origen, que está en la contradicción de las necesidades, las cuales pueden ser intereses, valores y/o derechos humanos, ya que todas las personas tenemos una serie de necesidades que deseamos o aspiramos cubrir.

        

LA INTERVENCIÓN PARA RESOLVER UN CONFLICTO

Regular el conflicto, supone desarrollar la habilidad de hacerlo manejable y comprensible, llegando al fondo del problema, definiéndolo claramente. Es necesario, entonces, desarrollar 3 estrategias:

1.- Delimitar los problemas a tratar separándolos de las personas;

• Cuáles son los asuntos más importantes y verdaderos.

• Escuchar y resaltar puntos clave.

• Listar prioridades.

• Evitar generalizaciones a partir de ejemplos, preguntas, tratando un asunto cada vez,  haciendo una lista.

• Evitar representaciones de otros/as o de la opinión en general.

• Separar persona y problema, es decir, evitar la personalización.

• Es necesaria una descripción clara concisa de los problemas, sin  insinuaciones, rodeos o disimulos.

• Es recomendable especificar y repetir y no dar por sobreentendido, ¿Quién hizo qué, a quién, cuándo y dónde?.

 2.- Aclarar los intereses que motivan a las personas;

• ¿Por qué determinado problema es importante para cada persona?

• Diferenciar la solución que desean –postura-, del por qué la quieren o desean –intereses-.

• Es mejor trabajar desde los intereses. Ayuda a ampliar las posibilidades de resolver y subraya lo que tienen en común.

• Contrariedad de posturas no es sinónimo de intereses contrapuestos.

3.- Concretar las necesidades elementales que deben formar parte del acuerdo. Los intereses fundamentan las posturas, lo esencial son las necesidades;

• Sentido de seguridad –poder-.

• Estima y respeto propio y mutuo –aprecio-.

 Es necesario precisar las necesidades, para encontrar la solución que resuelva el problema satisfactoriamente. Es importante averiguarlas, reflexionar sobre ellas, intentar comprender las de la otra parte y cuales son las posibles soluciones que pueden incorporar ambas.

About The Author

Related posts