27-06-2022 02:49:06 AM

Algunos atisbos del 2009

Han terminado las Olimpiadas y, de igual manera que cuando terminan Mundiales de Fútbol o eliminatorias en las que está involucrado nuestro país o nuestro equipo (sí, el Puebla, aunque se burlen), como que la realidad regresa y… la política también.

         Es cierto que las Olimpiadas no habían causado gran expectación entre los mexicanos, pero bastó que un par de deportistas ganaran medalla de oro, para que todos las valoráramos como nuestras (¿?) y medio México ahora ya es experto opinador de Tae Kwon Do. Pues sí, pero una vez pasada la borrachera de las medallas, hay que regresar a la dura realidad.

         Pocos se percataron (hasta que le volvimos a poner gasolina a nuestro vehículo) que nos volvieron a abrochar con otro aumento al combustible (unos diez centavos en el espacio de tres o cuatro semanas entre julio y agosto). Claro, el Gobierno federal ya entendió que mejor hay que poner en práctica los aumentos en lugar de andar anunciándolos, como en meses anteriores habían hecho los bisoños funcionarios del régimen calderonista.

         Ahora, mejor, cual consumados priístas, simplemente han aumentado el costo de las gasolinas sin decir agua va. Como en tiempos del odiado (para los panistas)  Salinas de Gortari. Como muchas veces hemos dicho aquí mismo: Una cosa era ser oposición y otra muy distinta ser Gobierno. Y peor en época de crisis.

         Pero lo malo es que el gasolinazo será indefinido, pues la Secretaría de Hacienda ya anunció (muy quedito y sin armar alborotos, igualito que una declaración del obeso Secretario Carstens… que parece que le da flojera abrir la boca) que los aumentos seguirán hasta “emparejar” los precios de nuestras gasolinas con los del mercado internacional. En otras palabras, que nuestros combustibles son muy baratos comparados con los de muchos otros países del mundo.

         Yo no entiendo nada. Supuestamente éramos una potencia petrolera y teníamos combustibles baratos garantizados para nuestro consumo interno (digo, de algo debía servir que hubiera petróleo en México, ¿no?). Y no. Ahora resulta que PEMEX está quebrado, que importamos gasolinas y que ya queda un chorrito de petróleo. Y que por eso no ha resultado benéfico el que los precios del barril de petróleo anden por las nubes, ya que tenemos que comprar gasolinas en el extranjero y bla, bla, bla.

         La pregunta obligada de cualquier ciudadano pensante es: ¿Y qué demonios pasó con todo el dinero que entró al país en los últimos diez años, cuando al parecer sí había mucho petróleo (ya no hablemos de los últimos veinte o treinta años, cuando Echeverría, Jolopo y compañía, saquearon al país, al petróleo y a PEMEX)? Es decir, a Vicente Fox todavía le toco algo de la bonanza petrolera… a él le tocó explotar los ricos (dicho por él mismo) yacimientos de Cantarell y todo lo que de ahí se extrajo…

         ¿Por qué no se modernizó PEMEX? ¿Por qué no se invirtió todo ese dinero en infraestructura, comunicaciones, puertos, aeropuertos, investigaciones energéticas y muchas cosas más? ¿Por qué hasta ahora se dan cuenta de que PEMEX es chatarra y que ya no hay ni lana ni petróleo?

         Y de esas perversas preguntas no salen bien librados ni priístas ni panistas. Ambos partidos gobernantes han cometido los mismos abusos y excesos. Y si el PRD fuera Gobierno federal sería peor.

         Pero bueno. El asunto del gasolinazo estará pegando duramente y con puntualidad  al bolsillo de los mexicanos en general. Los transportistas ya amenazan con nuevas tarifas (y tarde o temprano se las autorizarán). Y con ello vendrán aumentos en cascada. Los alimentos siguen subiendo. La inflación acumulada es la mayor en los últimos 8 o 9 años. Estados Unidos aún no vive lo más duro de su recesión. El fantasma del desempleo ronda alarmantemente en muchas zonas del vecino país. Los paisanos ya no se acomodan tan fácilmente. Muchos ya piensan seriamente en regresar, y de hecho ya lo están haciendo…

         Y a todo este explosivo cocktel, añádale la terrible crisis de inseguridad y violencia que estamos viviendo todos los mexicanos y entonces sí: Este es el panorama para que se lleve a cabo el próximo proceso electoral federal de 2009.

         Las cosas no mejorarán para julio del año entrante. Por el contrario, todos los analistas coinciden en que todo estará peor.

         Y será cuando los partidos políticos busquen el voto y confianza ciudadanos. ¿Cómo cree usted que estén de ánimo para entonces los electores? ¿Emitirán voto de castigo al PAN y a su Presidente? ¿Volverán a darle su voto a los candidatos del PRI, al grito de “más vale malo por conocido…”? ¿O mejor “más vale corrupto priísta que ingenuo e ineficaz panista”…?

         Por lo pronto, insisto: El PAN sigue abajo en preferencias electorales. Estamos midiendo (el BEAP, pues) en estos momentos tanto Puebla capital como algunas zonas el Estado. Y la ventaja del tricolor varía, pero se mantiene unos diez puntos porcentuales o más por encima del blanquiazul.

         Yo no sé si esto se mantenga. Aunque ya nomás falta poco más de diez meses para la elección federal. Es la del referéndum del régimen calderonista. Ahí vamos a ver si la gente sí aprueba o no su gestión.

         Lo que sí me queda claro son varias cosas:

1.     La crisis, inflación y desempleo van a aumentar, no lo contrario. El grueso de la gente está enojada y cada día desprecia más a los políticos y partidos (pero siempre más al que gobierna, claro).

2.     El PAN ha perdido muchas simpatías y sus gobiernos no son bien calificados por la ciudadanía. Solo que Felipe Calderón lograra el milagro de controlar finalmente los altos índices de inseguridad y violencia, quizás el PAN pudiera recuperar terreno. Aunque ese escenario es muy poco probable.        

3.     El PRI sigue teniendo desprestigio, pero ya no tanto como en los años 90 o la elección del 2000. Al contrario, ha venido recuperando territorios y clientelas. Si fueran inteligentes, tienen muchas probabilidades de ganar la mayoría de escaños en San Lázaro (no solo los Diputados de Puebla sino de muchos otros Estados del país). Mucha gente opina que son “el menos malo”.

4.     El PRD no tiene posibilidad de ganar mayoría en 2009. En Puebla está prácticamente muerto. La lucha será entre el PRI y el PAN. Y aunque éste último se alíe con el PANAL, creo que le será contraproducente (cada vez hay más maestros del SNTE que desprecian a Elba Esther Gordillo y sus convenencieros proyectos, además de que a muchos panistas tradicionales no les cae nada bien la profesora).

Veremos, pues, qué sucede en los próximos meses. Por el momento, éstos son solo algunos atisbos.

 Usted ¿qué opina?

 

jriverp@yahoo.com

www.beap.com.mx

 

 

About The Author

Related posts