29-06-2022 08:11:08 PM

Preferencias aún prematuras

            Es ya un lugar común decir que nuestra joven democracia está llegando a muy buenos niveles de competencia partidista. En los últimos procesos electorales, ya nadie tiene seguro el triunfo y eso mismo ha provocado que casi todo mundo nos volvamos analistas de tendencias para tratar de predecir qué partido o cuál candidato puede ser el ganador en el próximo proceso, sea cual fuere.

         Bueno. En el BEAP, empresa que encabezamos, nos dedicamos a levantar la opinión pública en forma regular a nivel regional. Y el ámbito político-electoral es una de nuestras principales fuentes de análisis.

         Lo que yo puedo comentar en estos momentos, cuando falta un año para el próximo proceso electoral federal y poco más de dos para la elección estatal, son algunas conclusiones de esos ejercicios de medición demoscópica periódicos.

         Porque las preferencias hay que analizarlas en comparaciones históricas. Ahí podemos ver claramente tendencias y “ciclos” de las mismas. Es interesante y sabroso ver cómo andan las preferencias el día de hoy. Pero sirve de muy poco si no las comparamos o analizamos en sus movimientos temporales y la influencia que en ellos tienen asuntos coyunturales.

         Al día de hoy, estos son algunos de mis comentarios, basados, insisto, en los resultados que tengo a la mano de las encuestas y otras mediciones cualitativas en el ámbito municipal y estatal.

En primer lugar, el PRI se encuentra a la cabeza de las preferencias, por encima del PAN y, desde luego del PRD y cualquiera de los otros partidos pequeños. Durante muchos meses, la ventaja del tricolor sobre el blanquiazul fue de cerca de veinte puntos porcentuales (incluso más en algún momento) en el terreno municipal, producto del “coletazo” que dejó la última elección en la que ganó más o menos por esa diferencia la actual Presidenta Municipal Blanca Alcalá.

A nivel estatal el PRI mantiene ventaja en la mayoría de las zonas, aunque con una diferencia menor. No obstante, si hoy fueran las elecciones, el PRI se llevaría la mayoría de los Distritos para Diputados Federales, incluidos los de Puebla capital.

Con todo, la ventaja que el PRI tiene hoy sobre el PAN tiende a achicarse. Además, de por sí es menor la diferencia cuando se trata de la elección para Diputados Federales. Al momento actual, ya no son, desde luego, veinte puntos de ventaja. Son algo así como diez.

Con lo anterior, las actuales preferencias se verán modificadas, lo hemos dicho hasta el cansancio, con el nombramiento de los candidatos, el desarrollo e las campañas y los momentos específicos en los que se desarrolle el proceso electoral del 2009, sobre todo situándolo en el contexto nacional y los aciertos o desaciertos que tenga el gobierno de Felipe Calderón.

Esto último creo que será determinante. Si Calderón no logra superar la crisis económica –de la que no hemos visto sino solo los primeros síntomas, pero que estará en sus momentos difíciles el próximo año-, es un hecho que el PAN caerá en preferencias en muchos sitios del país, Puebla incluido. Por el contrario, si el Presiente lograra algunas medidas espectaculares para paliar el desánimo que ya empieza a darse en muchos sectores de la sociedad con respecto a la carestía, entonces el PAN seguramente subiría en las encuestas.

Mi opinión es que la segunda posibilidad es la más difícil de verificarse. La crisis de la economía no es exclusiva de México. Es mundial y sobre ella no tiene influencia alguna el Presidente Felipe Calderón, aunque tenga las mejores buenas intenciones.

Por ello, la única oportunidad que el PAN tiene de recuperar mercado electoral es lanzando buenos candidatos que realicen excelentes campañas y así hacer “olvidar” a la ciudadanía los factores nacionales. Se mira muy difícil que esto pudiera lograrse, pero ese es precisamente el reto de Acción Nacional.

El PRI, por el momento, la tiene un poco más fácil. Ahora que es oposición a nivel federal, puede criticar lo que se le antoje del Gobierno panista y sacar provecho de cualquier situación. Y eso es lo que ha venido haciendo los últimos dos años, reflejándose, por supuesto, en las preferencias electorales. El PRI sigue ganando elecciones y la última ocurrió el pasado fin de semana en Nayarit, donde si bien no arrasó, si ganó cómodamente la mayoría de Municipios y Diputaciones locales.

Por cierto, en Nayarit el PRI ganó en alianza con… el PANAL; y el gran perdedor fue nuevamente el PAN.

Así pues, aunque aún es prematuro –insisto- opinar sobre preferencias electorales para el año próximo, y mucho más para la elección de Gobernador en nuestro Estado, estos son algunos de los elementos para ir tomando en cuenta.

En unos días, quizás, les enseñe algunas encuestas de preferencia electoral local, en el tema de las Diputaciones federales. Con seguimiento histórico, desde luego.

 

jriverp@yahoo.com

www.beap.com.mx

About The Author

Related posts