28-10-2021 12:23:53 PM

Golpe a los deportistas

No le extrañe que a partir del segundo semestre de este año los zapatos tenis de cualquier marca sufran un incremento superior al 150 por ciento en su precio. Sí, y no nos referimos a los catalogados para “profesionales”, sino a los zapatos deportivos más sencillos, y todo gracias a las “estupendas” negociaciones que logró México con China para mantener las cuotas compensatorias por cuatro años más.

Resulta que, por las presiones que hicieron los propios empresarios mexicanos del calzado, en la reciente negociación con los asiáticos incluyeron los zapatos tenis, que anteriormente no estaban contemplados en pagar aranceles tan altos, y que por supuesto ni siquiera representaban una competencia tan fuerte para México. Aunque sí hay importación de este tipo de calzado procedente de China no ameritaban cubrir cuotas elevadas.

Así, a partir de este año y hasta 2011 los tenis deberán cubrir el arancel más alto de todos, con lo cual prácticamente se encarecieron marcas como Nike, Adidas, Reebok, Vans entre muchas más. En México será más caro comprar un simple par de tenis que si lo adquiere en cualquier tienda de Estados Unidos.

Dicen los que saben, que con esta “fantástica negociación” ahora será más férreo el contrabando y pirateo de este tipo de calzado y marcas, no sólo procedente de China sino también de otras naciones, y donde el producto es de una calidad menor a la del gigante asiático como Vietnam o Brasil.

Así que, todos aquellos que gusten de zapatos tenis o que los necesiten por la actividad que realizan habrán de destinar no menos de 800 pesos cuando anteriormente gastaban unos 500 pesos.

Avestruces a la vista o el que las hace no las consiente

El síndrome del avestruz  impera en el sector textil y de la confección de Puebla, después que el diario Milenio diera a conocer que el propio Presidente de la Cámara del Vestido en Puebla, Carlos Tello, vendía y almacenaba ropa de contrabando y pirata.

Si ya de por sí el sector estaba inmerso en el desprestigio desde hace varios años, sobre todo el textil, cuando sus dirigentes se gastaron todo y perdieron todo el patrimonio de la Cámara Textil, ahora con lo del Vestido ni cómo ayudarlos.

Los empresarios del sector no quieren hablar del tema; esquivan cualquier pregunta o simplemente eluden asistir a eventos, sobre todo si saben que estarán presentes los medios de comunicación.

Están como los avestruces, esconden la cabeza, creen que así nadie los ve y que no existe el problema.

En la Cámara del Vestido insisten en que Carlos Tello por “cuestiones profesionales” cambió su residencia a la ciudad de México.

Lo cierto es que en corto algunos empresarios reconocen el hecho, afirman que “es un escándalo” lo ocurrido, y lo único que atinan a señalar es que deben arreglarse “de la mejor manera posible” (¿?) ese asunto.

La que en su día fue la cámara más rica y con prestigio, ahora está quebrada, defraudada y desprestigiada.

No son pocos los que señalan que desde la creación de la Cámara Textil (1914) hasta la presidencia de Erasto De Ita  (a mediados de esta década), con todo y los problemas de mercado y crisis económicas en el país, la Cámara había sido bien manejada y contaba con recursos económicos; tanto así que pudo hacerse del edificio de la 11 sur y 21 poniente, de los terrenos vecinos (como el que ocupa la Plaza del Cómputo), para luego perderlos (casi) y optar por rentarlos; además de perder  la Exintex y hasta el Instituto de Textil.

El asunto es que ese tipo de delitos entre el empresariado quedan impunes, se les ofrece la graciosa huída y no pasó nada.

Baste recordar que en 2006  se realizó un cuantioso decomiso de telas de contrabando, y el año pasado varias operaciones de ropa e insumos. En el gremio textilero se reconocía que “alguien” tenía que estar detrás de ese cargamento de telas, que tenía como destino a una fábrica local; pero nunca hubo un solo detenido.

¿Los industriales ahora sí serán tan duros en sus críticas, y tan severos en el castigo para sus homólogos como lo son con funcionarios o líderes sindicales?

¿Qué tanto aplicarán la transparencia en su propio sector?

Lo dicho, impera el síndrome del avestruz en textileros y confeccionistas

 

socole@prodigy.net.mx / balanceenlinea@hotmail.com

Escuche el programa de radio/TV por Internet www.alportador.com y consulte la revista electrónica www.balance-financiero.com

About The Author

Related posts